Olas gigantes de playa californiana no perdonan al más avezado

HALF MOON BAY, California, EU ( AP). Las frías aguas y las enormes olas hacen que las rompientes llamadas Mavericks en el norte de California resulten una conquista similar al Everest para muchos surfistas.

Y como el Everest, Mavericks ha impactado muchas vidas: Ya sea causándole la muerte a un famoso surfista o lesiones a otros menos experimentados que tratan de ganar renombre. Pero muchos siguen tratando.

Mavericks estuvo a punto de cobrar otra vida el 22 de enero, cuando un surfista casi se ahoga tras ser vapuleado y arrastrado sobre rocas por una gigantesca ola. El surfista, Jacob Trette, de 30 años, fue hospitalizado y mejoró con el correr de los días.

Trette fue rescatado por un bombero australiano, Russell Ord, que estaba en una embarcación personal tomando fotografías de los surfistas cuando una gran ola sorprendió a varios de ellos demasiado cerca de la costa. Trette al parecer había surfeado Mavericks una vez antes.

" Mavericks es uno de esos lugares a los que la gente hace peregrinaciones para surfear", dijo Jeff Clark, la primera persona con un surf documentado en esas olas, que hizo en 1975.

Clark las surfeó por sí solo hasta 1990, dijo, y desde entonces más aficionados se le han estado sumando. En años recientes, muchos surfistas que no estaban listos para las fuertes rompientes de Mavericks han estado apareciéndose en el lugar, dijo Clark.

" Definitivamente estamos viendo a mucha gente que ha surfeado quizás una o dos olas grandes, pero Mavericks está en otra dimensión", dijo Clark.

Las olas del 22 de enero eran grandes, aunque no enormes para el lugar, quizás entre cinco y seis metros, dijo Ord. Eso atrajo a más surfistas con poca experiencia, indicó.

Clark dijo que la serie de olas que barrieron a Trette y otros fue al menos 10 metros más alta y especialmete poderosa porque llegó sin obstáculos desde el oeste.

" Uno podía ver esa primera ola acercarse, y a dos los surfistas moverse para alcanzarla", le dijo Ord a la AP.

Un grupo de unos cinco surfistas no lograron llegar a la cresta de la ola antes de que rompiese.

" Vi todas las tablas rotas y a la gente que pedía ayuda", relató Ord.

Incluso los más avezados han sido humillados por Mavericks, que tiene su historial de tablas rotas y surfistas ensangrentados.

En 1994, Mark Foo, un experimentado surfista de Hawai, murió en sus olas. El 10 veces campeón mundial Kelly Slater ha hablado también de lo peligroso que es Mavericks tras ser barrido allí en el 2000.

Si la primera ola forajida del 22 de enero hubiese sido la única en romper sobre los surfistas, Ord hubiera podido rescatarles rápidamente. Pero 20 segundos más tarde, otra ola enorme se estrelló sobre ellos.

Además de tomar fotos, Ord estaba sirviendo de socorrista para los surfistas que fuesen barridos o perdiesen sus tablas.

Luego que se calmasen las aguas un poco, Ord se movió en su embarcación a un área rocosa cerca de donde rompieron las olas, y vio el cuerpo de Trette flotando.

" Pareció que estaba muerto", dijo Ord, que está acostumbrado a situaciones de rescate porque se desempeña como bombero en Australia.

Ord ayudó a llevar a Trette a la costa. " Lo arrastramos a la playa y detectamos que el pulso estaba fuerte. Me sorprendió mucho".

Trette fue hospitalizado en condiciones críticas y colocado en coma médico. Días más tarde, había recuperado el conocimiento y se encontraba estable.

Clark dijo que el accidente debería resaltar lo difícil que es surfear exitosamente olas gigantes.

" La mayoría de los surfistas exitosos, confiados, de olas grandes, son muy analíticos sobre el proceso", dijo Clark, que añadió que es muy importante que los jóvenes surfistas se tomen tiempo para aprender las rompientes de veteranos y lugareños.

" Existen muchas variantes complicadas en el surfeo de olas grandes y a veces la gente tiene que tomárselo con calma", dijo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes