Plaga de hormigas diminutas afecta equipos electrónicos

DALLAS (AP). Parecería una película de horror de bajo presupuesto, pero es una realidad: hormigas diminutas que al parecer llegaron a Texas a bordo de un barco de carga y que ahora pululan voraces por billones, invadiendo casas y patios del área de Houston, provocando cortocircuitos y afectando computadoras y otros componentes electrónicos.

Estos insectos himenópteros han estropeado bombas del sistema de alcantarillado, además de descomponer computadoras, alarmas contra incendios y por lo menos un medidor de gas natural en una casa. Se les ha detectado en el Centro Espacial Johnson de la NASA y cerca del Aeropuerto Hobby, aunque no han causado todavía ningún problema grave allí.

Los exterminadores de plagas dicen que están aumentando las llamadas que solicitan sus servicios porque las hormigas _ que están empezando a surgir por billones con la llegada de la temporada de calor y humedad _ parecen ser resistentes a los insecticidas caseros.

Las criaturas velludas y de color rojizo-castaño son conocidas como "hormigas locas rasberry". Locas porque vagan erráticamente en lugar de marchar en líneas y "rasberry" por Tom Rasberry, un exterminador de plagas que fue de los primeros en luchar contra ellas.

Tienen el tamaño de una pulga y "simplemente corren por todas partes", afirmó Patsy Morphew, quien trata constantemente de sacarlas de su patio y piscina. "Hay miles y miles de ellas. Si usted ha visto una carrera de autos, asi son ellas. Van rápido, rápido, rápido. Están locas".

Las hormigas se han extendido por cinco condados del área de Houston desde que fueron detectadas por primera vez en Texas en 2002.

Se cree que esta especie llegó en un buque de carga a través del puerto de Houston. Los científicos no están muy seguros sobre su procedencia, pero han detectado hormigas muy parecidas, las llamadas "hormigas locas", que viven en el sudeste estadounidense y el Caribe.

"A estas alturas, sería casi imposible erradicar la hormiga porque está demasiado dispersa", afirmó Roger Gold, un entomólogo de la Universidad Texas A&M.

La buena noticia es que la plaga se come a otras hormigas conocidas como hormigas rojas o de fuego, que siempre han aterrorizado a los veraneantes en Texas.

La mala es que a estas hormigas también les gusta extraer los jugos dulces de las plantas, alimentarse de insectos beneficiosos como las mariquitas, y comer los huevos de un tipo pequeño de gallinas de las praderas, en peligro de extinción.

También muerden a los humanos, aunque no con una púa como las hormigas de fuego. Peor aún, como algunas otras especies de hormigas, son atraidas al equipo eléctrico, por razones que no entienden bien los científicos.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes