Proyecto fotográfico crea censo visual de las calles de NY

NUEVA YORK ( AP). Algo le llama la atención sobre el hombre reclinado en el poste, que revisa su teléfono celular, por lo que Brandon Stanton se detiene a preguntarle si puede tomarle una foto.

Lleva una media hora haciendo lo mismo, captando imágenes de transeúntes en la Gran Manzana. Y, sorprendentemente, en una ciudad conocida más por su ritmo acelerado que por su paciencia, la mayoría de la gente accede a ser fotografiada.

" Nueva York, hay de todo aquí, así es que por qué no ser parte de eso", dijo Ángel Ramos, el hombre de 49 años al que Stanton le tomó la foto. " Si te vas a asustar por cosas como esta, tienes un problema".

Las imágenes son para un proyecto en el que Stanton trabaja desde hace meses, llamado " Humanos de Nueva York". Ya tiene 1,700 fotos captadas en las calles de la ciudad y su meta es llegar a las 10,000. Los retratos son luego colgados en su página electrónica, vinculados a los vecindarios en los que fueron capturadas. El objetivo es lograr un mapa de las variadas zonas de la urbe usando imágenes de la gente con la que se ha topado en una especie de censo visual de Nueva York, la ciudad más grande de Estados Unidos, con más de ocho millones de residentes.

Stanton sostiene que las fotos pueden ayudar a unir a la gente en una metrópoli que, a pesar de las multitudes, puede ser solitaria.

"Solamente espero que de cierta forma sean una vía para que la gente haga conexión con otra gente que les pasa por al lado en la calle todos los días", dijo Stanton. " Una ciudad donde olas de gente pasan al lado todo el tiempo, es realmente uno de los lugares donde la gente puede llevar las vidas más anónimas".

El fotógrafo de 27 años llegó hace poco a la ciudad. Estudió historia y pasó los últimos años en Chicago trabajando como negociante de bonos. Pero solía tomar fotos en su tiempo libre por lo que, cuando perdió su trabajo, empezó a dedicarle más tiempo a fotografiar a la gente en la calle.

Cuando llegó a Nueva York, a finales del año pasado, encontró el lugar perfecto para seguir captando imágenes.

Al principio, lograr que la gente le permitiera tomar fotos fue difícil, recuerda Stanton.

Sin embargo, se dio cuenta de que no dependía tanto de lo que dijera sino de la energía que proyectaba cuando se acercaba. Ahora, dice, es más calmado, y por lo general simplemente ve a los sujetos a los ojos y les pregunta si puede tomarles una foto.

" Pasé de ser rechazado por ocho de cada 10 personas a prácticamente nunca serlo", dijo.

Con el tiempo, la naturaleza del proyecto también ha cambiado. Cuando empezó a publicar las imágenes en su página electrónica, se le ocurrió incluir pequeños comentarios sobre su interacción con los sujetos en las fotos. La gente pareció reaccionar ante sus palabras y decidió seguir escribiendo.

Ahora, pasa más tiempo conversando con las personas que fotografía y contando sus historias. Ya no cree que llegar a 10,000 fotos sea la meta final del proyecto.

" La gente parece realmente responder ante estas historias más profundas sobre estas personas y los intercambios que tengo con ellas", dijo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes