Roca incrustada con esmeraldas en centro de caso judicial

LOS ANGELES (AP). Una roca de 380 kilogramos incrustada con esmeraldas seguirá en custodia del Departamento del Alguacil de Los Angeles mientras un juez decide cuál de los al menos cinco reclamantes es el dueño legítimo de la gema.

La esmeralda fue descubierta en Brasil en 2001 y fue conocida como la Esmeralda de Bahía. Su primer dueño fue un comerciante brasileño de gemas que la vendió por primera vez, pero después de eso, su suerte se vuelve confusa. En algún momento, fue a parar a un almacén en Nueva Orleáns que se inundó durante el huracán Katrina.

La piedra con gemas es una de las mayores que se haya encontrado y el juez admitió el martes que tomará tiempo para discernir entre todos los intereses rivales. El abogado de uno de los supuestos dueños dijo que la pieza pudiera ser una maldición para su cliente, debido al creciente número de personas que reclaman ser dueños de la pieza.

Otro hombre, que inicialmente la reportó como robada, dijo que ha renunciado a su reclamo, diciendo: "He sido amenazado". Larry Biegler, quien se negó a dar detalles de la amenaza, dijo al juez superior John A. Kronstadt que prefería salir del caso.

Fue una llamada de Biegler a las autoridades diciendo que la esmeralda había sido robada lo que llevó a la operación que culminó con dos alguaciles transportando el enorme objeto desde Las Vegas.

Otro más de los reclamantes, Todd Armstrong, dijo en las afueras de la corte que él llevó la esmeralda a Las Vegas luego que un comerciante de joyas se la dio como garantía por un embarque de diamantes que pagó pero que nunca recibió. Armstrong estaba tratando de venderla cuando llegaron los alguaciles.

Las partes dicen al juez que la roca vale unos 400 millones de dólares. Los abogados dijeron que museos como el Smithsonian y el Getty han expresado interés en obtenerla para sus colecciones. Alegan que su valor es como pieza total y no puede ser separada para artículos de joyería.

El abogado de uno de los reclamantes, Anthony Thomas, dijo que su cliente fue el primer comprador de la esmeralda, por 60.000 dólares, pero que nunca la recibió del comerciante brasileño.

"A él le mintieron, diciéndole que la gema había sido robada cuando se la enviaron", dijo el abogado Jeffrey Baruch. Dijo que Thomas se enteró del paradero de la esmeralda cuando el caso actual salió a la luz pública.

Otro reclamante, Ken Conetto, dijo en documentos de la corte que él obtuvo la esmeralda de los brasileños y que iba a venderla a nombre de ellos, por lo que habló con Biegler para que le ayudase.

Su abogado, Eric Kitchen, dijo que el objeto es un cubo de granito, de 1,2 metros por 1,2 metros y con un peso de 380 kilos y con cristales incrustados.

El abogado Jon A. Divens, que representa a Armstrong, le dijo al juez que la esmeralda pertenece a su cliente y un socio de éste en Idaho. Fuera del tribunal, Divens dijo: "Fue secuestrada por los alguaciles. Alguien dijo que fue robada y eso es falso. El estado no tiene derecho alguno a estar involucrado en un asunto privado".

A medida en que aumente la publicidad, "va a haber más gente en todo el mundo reclamando la gema. Pudiera no acabar nunca. Esto pudiera ser una maldición para mi cliente", declaró Divens.

El juez dictaminó que la esmeralda se quedará en poder de la Oficina del Alguacil por el momento y programó dos conferencias entre abogados para el 7 de abril y el 4 de mayo. Dijo que la fecha del juicio sería anunciada una vez se definan los diversos intereses reclamantes.

"Hay mucho que no sabemos acerca del caso", dijo Baruch, que representa a Thomas. "Es por eso que está el proceso judicial".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes