Hasta los San Bernardos necesitan ser rescatados a veces

BILLINGS, Montana (AP). En algunas labores de rescate son esenciales los perros entrenados especialmente, pero en una laguna de Billings, Montana, fueron los seres humanos quienes le salvaron la vida a un San Bernardo.

Duke, un San Bernardo de 16 meses, al parecer se hundió en la laguna congelada de un campo de golf después de escaparse del patio de su casa. El perro pudo emerger del agua pero su cola quedó pegada al hielo.

Un trabajador del centro de golf vio al perro en apuros y pidió ayuda. Dos bomberos protegidos con trajes especiales deslizaron una balsa de rescate sobre la superficie del agua y hielo para rescatar al tembloroso perro, de unos 60 kilogramos.

Los bomberos rompieron el hielo alrededor de la cola de Duke y a continuación lo cargaron hasta tierra, con el pedazo de hielo en la cola, que luego fue descongelado.

Duke recibió calor con una secadora de pelo en una clínica veterinaria, donde se recuperaba.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes