Tailandesa vive dos años de pesadilla por ofender a la monarquía

Bangkok ( EFE). Una joven tailandesa que dos años atrás hizo en Facebook un comentario considerado ofensivo para la monarquía y que se castiga con la cárcel es blanco de la campaña emprendida en Tailandia en defensa de la imagen de la Corona.

Desde entonces, "Kan-thoop" (Varilla de incienso) -seudónimo que utilizó en las redes sociales- ha tenido que cambiar de nombre real, pero pese a eso ha sido rechazada por tres universidades tras superar las pruebas de acceso y continúa recibiendo amenazas anónimas e insultos, según el diario "Bangkok Post".

El caso de esta chica de 19 años, que también está en el punto de mira de la prensa afín a la plataforma ultraconservadora denominada Alianza Popular para la Democracia, ilustra la crispación que desata la pasión con la que se aborda cualquier referencia a la monarquía tailandesa.

La pesadilla de "Kan-thoop" empeoró el pasado diciembre, cuando un medio digital controlado por la Alianza y sus llamados "camisas amarillas" reveló la nueva identidad de la chica y que había ingresado en la Universidad de Thammasat.

A raíz de esta información, la muchacha fue de nuevo objeto de agravios en los foros y redes sociales de internet en los que no se le mencionaba desde que, meses atrás, se hizo creer que había conseguido una beca para estudiar en el extranjero.

Las habladurías divulgadas por medio de las redes sociales sobre su supuesta deslealtad a la monarquía han contribuido a exacerbar la ofensiva contra la chica, que en una ocasión renunció al ingreso en un centro universitario porque iba a ser recibida con protestas de alumnos convocadas a través de Facebook.

"Algunos me hacían comentarios sarcásticos, otros insultaban. Lo peor fue cuando me lanzaron un zapato", explicó Kan-thoop al diario "Matichon", tras publicarse el nombre de la universidad que le había aceptado para estudiar Administración Social.

El revuelo generado por la admisión de la chica ha llevado a la universidad en la que estudia a dar explicaciones del motivo de su decisión.

"Nos han enviado muchos correos, pero ninguna prueba. Desde el principio sabíamos quién era. La chica superó el examen y decidimos admitirla. ¿Cómo castigarla por algo que cometió supuestamente antes?", ha explicado a la prensa el rector de la universidad, Somkid Lertpaitoon.

La muchacha ha pedido el aplazamiento de la citación enviada por la Policía para que declare sobre el comentario que escribió durante las protestas ocurridas en Bangkok en 2010 y que causaron 91 muertos y unos 1.800 heridos.

De ser imputada, la chica se convertirá en la persona más joven de entre las centenares que han sido acusadas hasta ahora del delito de "lesa majestad", para el que la legislación tailandesa establece penas de hasta 15 años de cárcel.

El foro de Presos Políticos en Tailandia estima que cerca de 300 personas están encarceladas tras haber sido declaradas por los tribunales culpables de "difamar, ofender o amenazar al rey, la reina o al heredero al trono".

Al mismo tiempo, el Gobierno ha rechazado todas las propuestas de grupos civiles a favor de enmendar las leyes de "lesa majestad" alegando que esa acción causará un "caos" y ha intensificado su campaña para acallar críticas a la monarquía, lo que ha llevado a juzgar por esa causa a numerosas personas en un tiempo récord.

El articulista tailandés Khong Rithdee, en una columna publicada recientemente en diario "Bangkok Post", comparó la campaña contra las críticas que el Gobierno percibe con la fatua (edicto religioso) dictada por clérigos iraníes contra el escritor angloindio Salman Rushdie.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes