Tristeza y alivio en parroquia de sacerdote que voló

RIO DE JANEIRO (AP). Los parroquianos de una iglesia de la ciudad portuaria brasileña de Paranagua reaccionaron tanto entristecidos como aliviados el miércoles tras enterarse de que los trabajadores de un remolcador de Petrobras hallaron el cuerpo de su sacerdote, que desapareció en abril sobre el Atlántico cuando volaba en una silla atada a mil globos llenos de helio.

Según los médicos forenses, las pruebas de ADN confirmaron que partes del cuerpo que fueron encontradas flotando frente a la costa del estado de Río de Janeiro a principios de julio pertenecieron al padre Adelir Antonio de Carli.

El sacerdote católico de 41 años despegó de la ciudad portuaria de Paranagua el 20 de abril en un asiento atado a 1.000 globos de helio, en un intento por recaudar dinero para construir un lugar de descanso y centro de oración para camioneros. Los globos fueron encontrados en el agua un día después.

Carli tenía la intención de volar hasta la ciudad de Dourados, pero los vientos fuertes lo arrastraron hacia el mar, donde desapareció.

"La gente de aquí está triste, pero aliviada", afirmó el tesorero de la parroquia de Paranagua, Denise Gallas, en una entrevista por teléfono desde la ciudad portuaria en el estado de Paraná. "Vamos a tener una reunión esta noche para decidir de qué manera honrarlo mejor".

Gallas dijo que familiares del sacerdote viajaron a Macae, una ciudad portuaria del estado de Río de Janeiro, para recuperar las partes del cuerpo encontradas en estado avanzado de descomposición a unos 100 kilómetros (60 millas) de la costa y cientos de kilómetros (millas) al norte de donde Carli desapareció.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes