Víctimas de "monstruo" de Austria se reúnen

AMSTETTEN, Austria (AFP) - Las ocho víctimas del drama de secuestro e incesto de Amstetten (Austria) están reunidas desde el domingo en un apartamento especialmente preparado en el complejo hospitalario de la clínica psiquiátrica de la ciudad, anunció el miércoles su abogado, Christoph Herbst.

"Fue un momento muy emocionante, la familia está muy feliz de estar reunida por fin", afirmó Herbst durante una conferencia de prensa con los directores del hospital y de la clínica de Amstetten.

El domingo, Kerstin, de 19 años, hija mayor de Elisabeth, de 42 años -secuestrada y violada durante 24 años por su padre, Josef Fritzl- pudo reunirse con los otros miembros de su familia.

La hospitalización en un servicio de reanimación de Kerstin a mediados de abril, inconsciente y afectada por un mal misterioso, permitió revelar el caso. Kerstin fue colocada inmediatamente en un coma artificial, del cual la sacaron los médicos el 1 de junio, anunció el director del servicio de reanimación, Albert Reiter.

Elisabeth, sus seis hijos -de 5 a 19 años de edad, nacidos de las violaciones perpetradas por su padre durante su cautiverio en un sótano de la casa familiar-, así como su madre Rosemarie, que ignoraba la doble vida de su marido, viven ahora juntos en un apartamento preparado especialmente para ellos, lejos de los medios de comunicación y bajo vigilancia médica.

Josef Fritzl, de 73 años, se encuentra en detención provisional en la cárcel de Sankt Polten, a unos 50 km de Amstetten.

Tres hijos del incesto, dos niñas y un varón, fueron adoptados por "los abuelos" Josef Fritzl y su esposa. Fritzl había explicado a las autoridades que su hija Elisabeth se había ido con una secta y que dejaba a los bebés junto a su puerta, con varios años de intervalo.

Un séptimo niño, un mellizo, murió poco después de su nacimiento, en 1996.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes