La arena es arte en el festival de esculturas de Berlín

Berlín ( EFE). Alrededor de 2,000 toneladas de arena de playa se amontonan y se modelan para transformarse en figuras de hasta 10 metros de altura en el " Sandskulpturenfestival", el festival de esculturas de arena que se celebra cada año en Berlín.

Un total de 22 artistas de diversos países participan este año en la octava edición de esta cita cuyo lema para 2010 es " Kopf im Sand" (cabeza en la arena), un dicho alemán que alude al hecho de esconderse ante los problemas.

Cada escultor tiene libertad para crear su figura y así pueden verse creaciones más clásicas frente a otras más abstractas y simbólicas, pero todas vinculadas con el leitmotiv.

Este año, el festival cambia de lugar y, de la Hauptbanhof, la estación principal en el centro de Berlín, se ha trasladado al lado del pabellón O2 World, en el barrio de Friedrichshain y junto a la East Side Gallery, trozo de muro decorado con graffitis y uno de los atractivos turísticos más concurridos de la ciudad.

La mayor parte de las esculturas, once de ellas, tienen una altura de 4,5 metros y son las que compiten por los premios que se otorgarán la próxima semana, una vez estén acabadas.

Al mismo tiempo se construyen figuras que no entran en concurso, como una escultura doble que tiene cinco metros y medio de altura, levantada por dos artistas holandeses.

Pero la obra más espectacular es la que alcanza los 10 metros de altura y que, fuera de concurso, participan en su construcción once artistas, en su mayoría alemanes, y que ha sido coronada con tres personajes procedentes de diferentes partes del mundo.

Así es también la procedencia de los artistas, ya que hay representantes de los cuatro continentes, y de países tan lejanos y diferentes entre sí como India y Estados Unidos o Canadá y Siria. Entre los participantes se encuentra Joris Kivits, un holandés de madre ecuatoriana que construye una figura abstracta y que, según ha explicado a EFE, su significado se entiende cuando le das la vuelta entera.

Kivits, que además es ilustrador de cuentos y escultor sobre hielo, señaló que una escultura en arena como las del festival tardan en construirse unos cuatro días y pueden durar varios meses.

El "boom" de este arte se produjo en los '60 y '70 del siglo pasado y directamente vinculado al movimiento Hippy y a la mentalidad "Flower Power" de jóvenes que decidían vivir en sus furgonetas y hacer fiestas en las playas.

Con el paso de las décadas, esas construcciones playeras han evolucionado a hacia un camino más profesional y hoy en día hay artistas que ven en ellas una nueva posibilidad de dar rienda suelta a su creatividad.

Durante estos días, los diferentes artistas modelan la arena al tiempo que la refrescan con mangueras para conseguir acabar sus obras antes del próximo domingo, día en que se abrirá al público la galería y que podrá visitarse hasta el 29 de agosto.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes