El distribuidor automático de patatas fritas desembarca en Bélgica

Bruselas (EFE). Una novedosa máquina capaz de preparar y servir de forma automática patatas fritas ha comenzado a instalarse en Bélgica, país donde el producto tiene prácticamente el estatus de plato nacional.

Similar a un expendedor de bebidas, el primero de estos distribuidores está ya en funcionamiento en Bruselas, según recoge hoy el diario La Dernière Heure en su edición digital.

La máquina, que ha sido probada en India y Rumanía, llega a Bélgica preparada para satisfacer los gustos locales, pues se ha adaptado para freír las patatas en grasa animal, como es tradición en el país.

" Hemos trabajado un año en el desarrollo para adaptarla a freír con grasa", explica en La Dernière Heure Tuline Bey, responsable de la empresa que distribuye el producto.

El aparato mantiene las patatas en un congelador y las fríe automáticamente cuando un cliente introduce dinero.

El proceso completo dura un minuto y medio, y las patatas se sirven en una bandeja, acompañadas de la salsa elegida, a un precio de 2,50 euros (3,3 dólares) por una ración de 135 gramos.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes