Se moviliza toda la India para contratar a un verdugo

GAUHATI, India (AP). Mahendra Nath Das fue condenado por un asesinato tan horroroso que los tribunales indios le impusieron la pena de muerte y el presidente rechazó su pedido de clemencia. Sólo falta un detalle para que cumpla la sentencia: no hay verdugo.

Más de dos décadas han pasado desde la última ejecución en Assam y como no quedan verdugos calificados, las autoridades de este estado del nordeste indio buscan un candidato en el resto de la nación.

En toda la India, donde la pena de muerte es sólo mediante la horca e impuesta únicamente en los casos más extremos, sólo ha habido dos ejecuciones en los últimos 15 años. La condena de Das por decapitar públicamente a una víctima con un machete sería la tercera.

"Hemos empezado el proceso de instalar el cadalso", dijo Brojen Das, carcelero de la prisión en Jorhat, a 300 kilómetros (190 millas) al este de Gauhati, que comparte con el reo un apellido común en la región.

Sin embargo, no se sabe cuándo se cumplirá la sentencia.

Las autoridades de la prisión han escrito a sus colegas en los estados de Uttar Pradesh y Bengala Occidental en busca de un verdugo, pero hasta ahora no han recibido respuesta, dijo S. Thakuria, director de correccionales de Assam.

Los verdugos calificados _que saben cómo preparar la cuerda y atar el nudo de modo que cause una muerte rápida_ escasean en la India. La última ejecución ocurrió en 2004, cuando un guardia de seguridad fue colgado en una celda de Calcuta por la violación y asesinato de una adolescente.

Nata Mullick, el verdugo más famoso de la India, interrumpió su retiro a los 84 años para llevar a cabo esa ejecución, que le valió 435 dólares y un empleo para su nieto como trabajador de mantenimiento en la cárcel.

Mullick, verdugo de tercera generación, ejecutó a 25 de los 55 que murieron ahorcados desde que la India se independizó en 1947.

Hacía numerosos ensayos con bolsas de arena del mismo peso del condenado. Enceraba la soga con jabón y bananas maduras y la ataba con cinco nudos, en la esperanza de que sus preparativos limitaran el dolor a un mínimo y aseguraran que el ejecutado no quedara decapitado al precipitarse al vacío con la soga al cuello.

"Es un arte: hay que perfeccionar las habilidades", dijo Mullick en una entrevista en 2007, pero falleció en 2009 y pocos parecen querer seguir sus pasos. La prensa local dijo que podría haber todavía uno o dos verdugos a nivel nacional, incluso el hijo de Mullick, Mahadeb.

Si no se halla un verdugo profesional, las reglas de la prisión permiten que un convicto se ofrezca voluntariamente a llevar a cabo la ejecución, dijo Brojen Das, pero hasta ahora no aparece ningún voluntario.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes