Abás renuncia a los Acuerdos de Oslo por la decisión de EEUU sobre Jerusalén

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, anunció hoy que considera que ya no están en vigor los Acuerdos de Oslo, ni cualquier otro firmado desde entonces, como consecuencia de la decisión del presidente estadounidense, Donald Trump, de reconocer a Jerusalén como capital de Israel.

"La decisión sobre Jerusalén nos libera de todo acuerdo que hayamos firmado. Por ejemplo los Acuerdos de Oslo. Los firmamos, pero ahora ya no son vinculantes para nosotros", dijo Abás durante la cumbre extraordinaria de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) en Estambul.

"Ya no estamos comprometidos con ningún acuerdo, desde el de Oslo hasta hoy", insistió el mandatario palestino en un discurso en la cumbre en el que anunció el fin del papel de EEUU como mediador en el conflicto.

Los acuerdos de Oslo, firmados en 1993, establecieron el reconocimiento internacional de la Autoridad Palestina como cuerpo administrativo en Cisjordania y Gaza, y pusieron la base para la colaboración administrativa entre el Gobierno israelí y organismos palestinos en los territorios ocupados.

Abás insinuó hoy que podría abandonar asuntos administrativos civiles, como los servicios de salud, y devolver toda la responsabilidad a Israel.

"Nosotros no tenemos autoridad. ¿Por qué deberíamos responsabilizarnos? Ustedes son el Estado ocupante", dijo.

"La decisión de transferir la embajada a Jerusalén es una clara violación de la ley internacional. Expresamos nuestro pleno rechazo de esta decisión, que ha llegado en un momento en el que pensamos que podríamos trabajar juntos para una paz amplia", dijo Abás.

"Trump ha hecho lo contrario. Ha provocado a todo el mundo. Estados Unidos ha elegido perder su capacidad de mediador y se ha descalificado para participar en el proceso de paz. Ha mostrado su parcialidad", lamentó el dirigente palestino.

"Estados Unidos ya no es mediador. Ya no es aceptable. Ya no queremos la mediación estadounidense", insistió.

Pidió a todo el mundo emplear sanciones o presiones económicas contra Estados Unidos, ya que "todo el mundo mira por su interés y deben sentir que están pagando un precio".

"La decisión de Trump ofrece Jerusalén a Israel como regalo, algo unilateral, como si les regalara una ciudad estadounidense", agregó.

"La decisión reforzará a grupos extremistas para transformar un conflicto político en uno religioso. Que así sea. El mundo sufrirá las consecuencias y debe asumir la responsabilidad", advirtió Abás. 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7