Abás jura un gobierno palestino de unidad

El presidente Mahmud Abás prestó juramento el lunes en un gobierno palestino de unidad, dando un paso importante hacia el fin de una paralizante división territorial y política entre los palestinos, pero causando que Israel reaccionara con críticas duras y amenazas.

El gobierno israelí descartó negociar con el nuevo gobierno de coalición palestino y autorizó al primer ministro, Benjamin Netanyahu, para que imponga sanciones financieras.

Agregó que haría responsable a Abás de cualquier ataque procedente de la Franja de Gaza, que después de siete años de gobierno de Hamas, es un bastión con miles de hombres armados preparados para combatir a Israel.

Israel está furioso porque Abás —también conocido como Abu Mazen— aceptó formar una coalición con el grupo extremista islámico Hamas.

Aunque Hamas no tiene presencia formal en el gabinete, dio su apoyo al gobierno. Israel considera a Hamas un grupo terrorista.

"Abu Mazen dijo hoy sí al terrorismo y no a la paz", dijo Netanyahu en un comunicado emitido después de una reunión con su gabinete de seguridad.

Israel ha retenido anteriormente decenas de millones de dólares en impuestos que recauda cada mes en nombre de los palestinos, por lo que es posible que Netanyahu tome una acción similar para castigar a Abás.

No está claro de inmediato si Estados Unidos o la Unión Europea, que envían cientos de millones de dólares en ayuda a los palestinos cada año, trabajarían con el nuevo gobierno palestino.

A pesar de la respuesta israelí, y un poco de regateo de última hora con Hamas sobre los 17 miembros del gabinete de tecnócratas, Abás se mostró optimista sobre las perspectivas de poner fin a la brecha territorial y política que se desató cuando Hamas le arrebató la Franja de Gaza a Abás en 2007.

Durante siete años, los dos rivales dirigieron gobiernos separados, con Hamas en la Franja de Gaza y Abás gobernando las zonas autónomas de Cisjordania.

"Hoy declaramos el final de la separación y la recuperación de la unidad de la patria y de las instituciones", dijo Abás en un discurso grabado y transmitido después de la ceremonia de posesión en la televisión palestina.

"Esta página negra de nuestra historia se ha cerrado para siempre y nunca volverá", agregó.

Hamas hizo expresiones similares.

"Podemos decir ahora que la división quedó atrás", dijo Sami Abu Zuhri, portavoz de Hamas en Gaza, quien agregó que los palestinos "tienen grandes retos por delante para borrar las huellas de la división".

El nuevo gabinete será temporal y deberá preparar las elecciones generales de 2015, aunque hay indicios de que ninguna de las partes está ansiosa por buscar tal votación pronto.

Durante los últimos siete años, los intentos de conciliación han fracasado repetidamente. Ninguna de las partes lucía dispuesta a hacer concesiones significativas, a pesar de que muchos palestinos están disgustados con la división.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7