Abdula rechaza el resultado de las presidenciales afganas y se proclama vencedor

El candidato a la presidencia de Afganistán Abdula Abdula se proclamó este martes vencedor de las elecciones y rechazó los resultados provisionales que dan una ventaja importante a su rival Ashraf Ghani, un paso más en una crisis política que hace temer conflictos étnicos.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, advirtió el martes contra toda tentativa de tomar el poder ilegalmente en Afganistán y amenazó con cortar al país la ayuda financiera y de seguridad.

La comisión electoral independiente afgana anunció el lunes por la noche que el candidato Ashraf Ghani encabezaba los votos, según los primeros resultados de la segunda vuelta celebrada el 14 de junio, con un 56,4% frente a 43,5% para Abdula.

Abdula, que era favorito tras ganar con una diferencia de 12 puntos a Ghani en la primera vuelta, rechazó los resultados alegando fraudes masivos a favor de su rival.

"Sin ninguna duda, somos los ganadores de las elecciones", declaró Abdula a media mañana ante miles de seguidores reunidos en Kabul.

Abdula se había retirado en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de 2009 tras denunciar fraudes masivos a favor del que ahora es el presidente saliente, Hamid Karzai. Sin embargo, esta vez no parece querer ceder la victoria a su contrincante.

"Queremos que Afganistán tenga dignidad y unidad nacional. No queremos una guerra civil", aseguró Karzai intentando tranquilizar a la comunidad internacional preocupada por las tensiones.

Estados Unidos, principal respaldo financiero del fondo de apoyo militar de Afganistán desde 2001, reaccionó inmediatamente ante los acontecimientos.

"Toda acción encaminada a tomar el poder por medios ilegales le costaría a Afganistán el apoyo financiero y en materia de seguridad de Estados Unidos y la comunidad internacional", declaró Kerry desde Tokio.

El titular de la diplomacia estadounidense instó asimismo a "todos los dirigentes afganos a mantener la calma con el fin de preservar los avances de la última década y la confianza del pueblo afgano".

Abdula no hizo el martes ninguna mención sobre este tema y aseguró que había hablado por la mañana tanto con el presidente de Estados Unidos Barack Obama como con John Kerry, quien le informó que viajará el viernes a Kabul.

El presidente de la comisión electoral advirtió que los datos comunicados no son "definitivos" y que no determinan al "vencedor" de las elecciones. El organismo tiene todavía que examinar las quejas.

Tras el anuncio, el equipo de Abdula dijo que se trataba de un "golpe de Estado" contra el pueblo fomentado por el organismo electoral.

Los partidarios de Abdula, reunidos el martes bajo una carpa gigante que suele acoger a la Loya Jirga (una asamblea tradicional afgana), acusan al presidente saliente de haber manipulado las elecciones a favor de Ashraf Ghani.

"Hemos venido para escuchar a nuestro líder y haremos lo que nos ordene", dijo uno de ellos, Aminula Anosh, de 27 años.

La comisión electoral reconoció que se produjeron fraudes en las elecciones, pero asegura que se trata de "errores técnicos", aunque admitió que "en algunos casos estuvieron implicadas las fuerzas de seguridad".

Según la comisión se registraron ocho millones de votos, muchos más que en la primera vuelta donde solo votaron seis millones de los 13,5 millones de votantes inscritos. Esta cifra también sirve de argumento para los partidarios de Abdula.

Algunos observadores temen que este contratiempo político degenere en tensiones o incluso en enfrentamientos entre Tadjiks en el Norte, fieles a Abdula, y Pashtunes en el sur y en el este, partidarios de Ghani.

Esta crisis coincide con el pronto retiro de las tropas de la OTAN, que se preparan a abandonar el país a finales de año, dejando atrás una insurrección talibán que sigue estando activa.

El martes, cuatro soldados checos de la OTAN y otras doce personas murieron en un atentado suicida en el este del país. Los talibanes reivindicaron el ataque en Twitter.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7