Académicos hondureños: golpe de estado a la oligarquía

TEGUCIGALPA (AFP). Fue el "golpe a la oligarquía" hondureña impulsado por el presidente Manuel Zelaya y no su intento de cambiar la Constitución lo que motivó el golpe de Estado de hace un mes en Honduras, estimaron académicos de este país.

"El golpe a la oligarquía, acostumbrada a controlar a todos los gobiernos, fue la verdadera causa del golpe" contra Zelaya, dijo a la AFP Roberto Briceño, jefe del Departamento de Sociología de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH).

"Los grandes empresarios de los combustibles, medicamentos, entre otros, y los grupos de poder vieron que Zelaya no estaba defendiendo sus intereses y luego (vino) su alianza con Hugo Chávez y allí están las causas", añadió.

El gobierno de facto de Roberto Micheletti sostiene que Zelaya no fue derrocado sino destituido en una "sucesión constitucional" por haber violado la Constitución.

Sin embargo, Briceño dijo que esto fue sólo un pretexto, porque los motivos que llevaron al golpe son más de orden económico que político, ya que Zelaya enfrentó a sectores empresariales de distribución de combustible, se alió con Chávez en PetroCaribe y suspendió contratos de provisión de medicamentos.

"Cuando Zelaya pretende llevar a cabo la consulta para las reformas políticas y económicas profundas, los sectores oligárquicos estaban bien nucleados en el Congreso", precisó Briceño.

Zelaya aumentó en enero de este año el salario mínimo de 189 dólares a 289 dólares mensuales, medida resistida por las empresas, que presentaron sin éxito 180 demandas ante la justicia para no pagar el aumento.

"El hombre (Zelaya) tocó los intereses de los grandes empresarios y eso aquí no había ocurrido y eso no se perdona", afirmó por su lado el académico Roberto Salinas.

Después del golpe del 28 de junio, los "sectores populares (que apoyan a Zelaya) en forma espontánea se están aglutinando en una plataforma de lucha", con una activa participación de jóvenes, sindicatos, maestros y grupos indígenas.

"El golpe fue por la intolerancia de la oligarquía, que no permite la menor reforma que permita a la población mejores condiciones de vida", opinó por su parte Marcial Urquía, profesor de sociología de la UNAH.

Esta oligarquía usó para deponer a Zelaya a "los militares, que no tienen identidad, y que seguramente lo hicieron por dinero porque son una institución basada en los viejos esquemas de un ejército de ocupación", denunció Salinas.

Salinas y Urquía descartan que surja una guerrilla urbana o rural para tratar de devolver el poder a Zelaya. "Lo que hay es una lucha política en las calles, en la discusión cotidiana, incluso en la mesa o sala familiar", explicó Urquía.

"El movimiento popular no está peleando por el regreso de un hombre al poder, sino por la democracia, (pues) si amarraron al presidente (al capturarlo), qué puede pasar después", añadió.

"Somos teatro de guerra de dos visiones del mundo: del modelo neoliberal (...) y la nueva visión del socialismo latinoamericano", indicó el académico Efraín Nieto, del Departamento de Letras de la UNAH.

"Zelaya quería profundizar un nuevo modelo económico y los grupos de poder, que son diez familias, dueños de bancos, industrias, plantas térmicas, medios de comunicación y equipos de fútbol, vieron un peligro en ese nuevo modelo", dijo.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes