Activista estadounidense regresa de Perú a EEUU

La activista estadounidense Lori Berenson viaja por fin a Nueva York, dos décadas después de haber sido hallada culpable de ayudar a los rebeldes izquierdistas en Perú.

La mujer de 46 años ha estado viviendo discretamente en Lima con su hijo de 6 años desde que le concedieron libertad bajo palabra en 2010 porque no se le permitía salir del país hasta que concluyera su sentencia de 20 años. Berenson dijo a The Associated Press que el hecho ocurrió el domingo.

Temiendo ser acosada por los periodistas, no reveló los planes de su partida. Dijo que el año pasado consiguió un título en sociología en línea y planea vivir en la ciudad de Nueva York con sus padres hasta establecerse por su cuenta.

Hija de profesores universitarios, abandonó los estudios en el Instituto de Tecnología de Massachusetts y se dirigió a Latinoamérica para apoyar movimientos izquierdistas. Trabajó para los rebeldes de El Salvador antes de viajar a Perú a fines de 1994.

Fue condenada por "colaborar con el terrorismo" por ayudar al Movimiento Revolucionario Tupac Amaru que se preparaba en 1995 para ocupar el edificio del Congreso y tomar rehenes entre los legisladores.

Berenson dice que desconocía el plan, pero fue quien alquiló y vivió en la casa donde se planeó el ataque y fue arrestada junto con la esposa de un jefe rebelde después de visitar el Congreso con una visa de periodista.

Inicialmente fue condenada por traición en 1996 por un tribunal de jueces militares encapuchados y enviada durante casi tres años a una prisión frígida a 3.870 metros (12.700 pies), donde su salud se resintió.

Después de presiones desde Estados Unidos y una defensa legal asistida por el ex secretario de justicia estadounidense Ramsey Clark, fue juzgada nuevamente en un tribunal civil en 2001.

Berenson se disculpó públicamente en 2001 como condición para recibir libertad bajo palabra pero volvió a la cárcel durante tres meses ese año por un tecnicismo.

Ella y su hijo Salvador, que nació en prisión, tomaron vacaciones con la familia en Nueva York en diciembre de 2011, pero el congreso de Perú promulgó una ley que prohibió los viajes de los extranjeros condenados por terrorismo.

Berenson está divorciada en términos amigables con el padre del niño, exmilitante de Tupac Amaru a quien conoció en prisión en 1997.

Alberto Fujimori, que era presidente cuando la mujer fue arrestada, está preso en Perú condenado por violaciones a los derechos humanos y corrupción.

El grupo Tupac Amaru era mucho más pequeño y menos violento que el fanático Sendero Luminoso, que combatió al gobierno desde 1980 hasta 2000. El conflicto concluyó cuando Fujimori huyó al exilio. Una comisión de la verdad determinó que casi 70.000 personas murieron en el conflicto. El grupo Tupac Amaru fue responsabilizado por el 1,5% de las muertes.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7