Actriz de "Sex and the City" inaugura campaña a gobernadora de Nueva York

La actriz Cynthia Nixon, que saltó a la fama con la serie "Sex and the City", arrancó con su campaña a gobernadora de Nueva York este martes, tomando el metro para encontrarse con votantes en el barrio más pobre de Brooklyn y desatando un frenesí mediático.

La celebridad de 51 años, que aspira a ser la primera gobernadora mujer y abiertamente homosexual de Nueva York, llevaba un vestido turquesa y eligió una iglesia multicultural para su primer discurso político, que la ubicó en el ala más a la izquierda del Partido Demócrata.

"Debemos mostrar a todo el país y al mundo que en la era de la agenda 'divide y ganarás' de Donald Trump, los neoyorquinos se unirán y llevaremos a nuestra nación hacia adelante", dijo ante un puñado de simpatizantes y muchos periodistas.

"¡Lucharemos por ti, amiga!", le gritó la asistente de enfermería Winsome Pendergrass, de 59 años, abrazándola.

El evento en el barrio de Brownsville en Brooklyn tuvo lugar al día siguiente de que la actriz anunció su candidatura. Su meta es derrotar al actual gobernador Andrew Cuomo, que lleva ya dos mandatos y es hijo de un exgobernador, en las primarias demócratas del 13 de septiembre, y ganar luego los comicios del 6 de noviembre.

Nixon prometió hacer las cosas de manera diferente de los "demócratas de las grandes corporaciones", y en su breve discurso prometió reparar el "destruido" metro de Nueva York, subir el salario mínimo de 15 dólares la hora, defender la energía renovable y terminar con la desigualdad racial y económica.

Luego bajó del escenario a saludar a algunos votantes, dominando la sonrisa para las cámaras de televisión, antes de escurrirse con sus escoltas por el corredor para una reunión a puertas cerradas.

"Creo que esto es maravilloso. Es una bocanada de aire fresco", dijo Pendergrass a la AFP. "Ella nos escuchará más que los hombres y creo que ella es más accesible".

El portero retirado Norman Frazier, de 66 años, también dijo que votará por Nixon en vez de Cuomo.

"Esto es lo que necesitamos aquí", agregó, identificándose con el relato que Nixon hizo de sí misma cuando era niña y vivía con su madre en un quinto piso sin escalera, con poco dinero y trabajando como actriz desde los 12 años.

Cuomo "no hace nada por Brownsville", dijo Frazier.

El barrio de mayoría negra es uno de los más complicados de la ciudad más poblada de Estados Unidos. La esperanza de vida aquí en 2015 era de 74,1 años, 11 años menos que el promedio de 85,4 años en el distrito financiero de Manhattan.

La presidencia de Trump ha movilizado a demócratas y llevado a un gran aumento de la cantidad de mujeres que se postulan a cargos estatales y federales en las elecciones del 6 de noviembre, unos comicios considerados como un referéndum sobre el gobierno del magnate republicano.

Con su esposa Christine Marinoni en la audiencia del Bethesda Healing Center, Nixon dijo que estaba "honrada" de unirse a las filas de tantas mujeres.

"Miles de mujeres a través de todo Estados Unidos están postulándose a cargos electos por primera vez y estamos dándonos cuenta de que si queremos que las cosas cambien, tenemos que hacerlo nosotras", dijo.

Pero Nixon atacó menos a Trump -cuyo camino del mundo de las celebridades a la política está imitando, aunque al otro extremo del abanico político- y echó gran parte de la culpa por la "desigualdad devastadora" de Nueva York a los ocho años de mandato de Cuomo.

Acusó al demócrata -cuyo padre Mario Cuomo fue gobernador del estado durante tres mandatos- de otorgar reducciones impositivas a corporaciones y a los súper ricos, y de defender "presupuestos inhumanos" que han afectado a niños, ancianos, a la clase trabajadora y a las minorías.

"Escuchamos todo el tiempo cómo los intereses del gran dinero controlan DC. Pero si Washington es un pantano, Albany es un pozo negro", dijo en referencia al "brazo derecho" del gobernador, condenado por corrupción la semana pasada.

"Hay una razón por la cual la gente cercana a Andrew Cuomo sigue siendo acusada ante la justicia de corrupción", lanzó en medio de risas y aplausos.

Pero no será fácil vencer a Cuomo. Ha recogido 30 millones de dólares para la campaña, le aventaja en los sondeos por 66% contra 19% según una reciente encuesta de los demócratas, y también es considerado como un potencial presidenciable demócrata para 2020.

Pese a todo, hay especulaciones de que está intranquilo con esta competencia lanzada por una famosa desde la izquierda.

"¿Está el gobernador Cuomo realmente tan preocupado por Cynthia Nixon, o ha perdido la cabeza?", preguntó un editorial del diario New York Post. "El acercamiento correcto a Nixon, señor, es relajarse. Sírvase un cosmopolitan".

 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes