Acusadora de candidato de Trump a Corte Suprema acepta testificar en el Senado

La mujer cuya acusación de agresión sexual amenaza la nominación del candidato del presidente Donald Trump a la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos aceptó testificar ante el Senado, informaron este sábado sus abogados.

Christine Blasey Ford "acepta el pedido del comité del Senado de hacer conocer de primera mano sus acusaciones de agresión sexual contra el juez Brett Kavanaugh la semana próxima", señalaron los defensores en un texto enviado a los senadores y que fue difundido por la prensa estadounidense.

La docente universitaria, de 51 años, acusa a Kavanaugh de haberla agredido una noche, junto a otro joven, en los años 1980, cuando ambos hombres estaban "totalmente ebrios", en una ciudad de la periferia de Washington. El magistrado, que niega vehementemente los hechos, también aceptó testificar ante los senadores.

"Aunque numerosos aspectos de la propuesta que nos hicieron llegar por correo electrónico (el viernes) sean absolutamente inconciliables con el compromiso de la comisión de llevar a cabo una investigación justa, imparcial", escriben los abogados de la mujer en un email citado por el Washington Post, "tenemos esperanzas de llegar a un acuerdo sobre los detalles".

El mensaje no precisa el día de la audiencia de Blasey Ford.

La denunciante libra desde hace días una batalla con el republicano Chuck Grassley, presidente de la comisión judicial del Senado, que había aceptado oír su testimonio pero en una fecha y en modalidades que los representantes de Blasey Ford rechazaban.

Tras haber impuesto primero un ultimátum que finalizaba la noche del viernes para comprometer a la docente a declarar el miércoles próximo, Grassley pospuso finalmente el plazo hasta este sábado a las 14H30 locales (18H30 GMT). Antes de esa hora los defensores de Blasey Ford tenían tiempo para negociar los detalles de la declaración de su clienta.

Christine Blasey Ford pretendía testificar como mínimo el jueves y quería contar con la declaración de un presunto testigo de la agresión, que habría tenido lugar cuando ella tenía 15 años y Brett Kavanaugh 17.

"Hasta ahora los republicanos (...) no acceden a su pedido de testificar el jueves y no el miércoles. Son sólo 24 horas" de diferencia, tuiteó la senadora demócrata de California Kamala Harris, unos minutos después de la difusión de esta información.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes