Acusan a España de repatriar a menores sin asistencia

MADRID (AP). Un informe de la organización Human Rights Watch denuncia que el empeño del gobierno español por repatriar a los menores extranjeros que llegan solos y de forma ilegal puede ponerles en situaciones de peligro, trato degradante y provocar su detención.

El documento de 22 paginas, hecho público el viernes, recomienda a España que proporcione asistencia legal a los menores durante el proceso de expulsión, tal como se hace con cualquier adulto.

"España está poniendo en riesgo la integridad de estos niños", señaló Simone Troller, investigadora para los derechos de los niños en Europa para Human Rights Watch.

La organización señala que la mayoría de estos niños que entran en España sin acompañante son de origen africano, procedentes sobre todo de Marruecos, y en menor medida de Senegal.

El informe añade que es difícil aventurar una cifra exacta, pero estima que podría haber entre 3,000 y 5,000 niños viven en tierras españolas sin la supervisión de un adulto responsable.

Sin embargo, reconoce que el número de expulsiones ha sido relativamente bajo en los últimos dos años. El Ministerio del Interior informó a los investigadores de la organización que 111 menores fueron repatriados en 2006, la mayoría a Marruecos. En 2007, según el informe, sólo 27.

No obstante, Human Rights Watch considera que la estrategia de España para el futuro puede ser acelerar en la medida de lo posible la repatriación de los niños. Prueba de ello, denuncian, es la firma de acuerdos bilaterales de readmisión con numerosos países de Africa.

Según la ONG, estos acuerdos carecen de garantías básicas para asegurar que los menores no sean repatriados ante situaciones de peligro. "España debe investigar a qué se enfrentan los menores a su regreso antes de tomar una decisión", dijo Troller.

En ese sentido, asegura que varias organizaciones han documentado abusos a menores no acompañados cometidas por las autoridades de varios países africanos, que en lugar de devolver los niños a sus familias una vez regresan a casa los echan a la calle para que se busquen la vida.

Por eso, Human Rights Watch pide al gobierno español un seguimiento independiente de los pactos bilaterales de repatriación y, sobre todo, exige que un abogado preste de forma gratuita un asesoramiento legal al menor, de la misma forma que hace con los mayores de edad.

"Más que cualquier otro inmigrante, los menores que llegan solos a España precisan de la asistencia de abogados para proteger sus intereses", manifestó Troller.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes