Acusan de sedición y daños a partidarios de Zelaya

TEGUCIGALPA (AP). La Fiscalía acusó de "sedición y daños" a dos docenas de partidarios del presidente derrocado Manuel Zelaya arrestados tras protestas para exigir la restitución de su líder, medida considerada como "represión judicial" por el movimiento que rechaza al gobierno de facto.

La fiscalía de Delitos Comunes encausó por robo, sedición, daños a la propiedad privada y manifestaciones ilícitas contra la seguridad del Estado a 24 personas, de las cuales 13 quedaron en libertad condicionada la madrugada del viernes pero siguen con los cargos vigentes.

Los otros 11 permanecen detenidos en la Penitenciaria Nacional, informó Melvin Duarte, vocero del Ministerio Público.

Otras cuatro personas arrestadas el martes fueron acusadas de "incendio agravado y terrorismo" por los disturbios del martes, cuando un autobús y un restaurante de comida rápida fueron incendiados. También quedaron en libertad condicional.

Eulogio Chávez uno de los líderes del llamado Frente de Resistencia contra el Golpe de Estado rechazó las acusaciones hacia los manifestantes y señaló que el gobierno de facto de Roberto Micheletti "se está aprovechando de que tiene los tribunales en sus manos". "Tienen (el control) la Corte Suprema y tienen al Ministerio Público, por eso estamos haciendo gestiones para presentar estos casos ante organismos internacionales", dijo Chávez a la AP.

El fiscal general adjunto, Roy Urtecho, defendió la objetividad con que se adelantan las investigaciones.

Durante los 48 días de manifestaciones, su despacho "ha tenido una relación estrecha con la Policía Nacional para decirle por medio de la fiscalía de Derechos Humanos que toda acción que ellos realicen debe estar enmarcados en ley", aseguró. El Frente denunció en la víspera en la fiscalía de derechos humanos una serie de violaciones de las que responsabilizan a las fuerzas de seguridad.

"Nosotros debemos buscar la transparencia y la objetividad en los casos y velar por los derechos humanos tantos de los que se manifiestan pacíficamente como los que se manifiestan violentamente", señaló.

Micheletti aseguró en la víspera que no permitirá nuevos disturbios. La policía ha asegurado que las detenciones cumplen con el debido proceso y las leyes.

La activista Bertha Oliva y coordinadora del Comité de Familiares de Desaparecidos acusó a las fuerzas de seguridad de violar las garantías procesales de los detenidos y de manifestantes que han resultaron golpeados y heridos durante las protestas.

Oliva sostuvo que si se les acusa del delito de "sedición" implica que son "presos políticos". La condena por ese delito es entre cinco y diez años de prisión.

El Frente, integrado por educadores, campesinos y una facción del Partido Liberal al que pertenecen Zelaya y Micheletti, aseguró que las manifestaciones son pacífica y los disturbios lo originan paramilitares infiltrados.

"No quemamos el edificio de comida rápida, el mismo dueño del bus dice que el Frente no es responsable, conocimos que cuatro personas que se bajaron de un busito (microbús)" provocaron el incendio, aseguró Chávez.

Para el lunes llegará a Tegucigalpa una misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para evaluar el cumplimiento de los derechos humanos después del derrocamiento de Zelaya, el 28 de junio.

El Frente, la organización que desde el golpe de estado del 28 de junio protesta sistemáticamente contra el gobierno de facto instaurado en el país y exige la restitución de Zelaya, realizó el viernes una nueva marcha en la capital hondureña.

En Tegucigalpa, unas 4,000 personas caminaron varios kilómetros y concluyeron una marcha en los predios de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras. "El pueblo se ha mantenido en las calles, sabe lo que quiere, sabe porqué esta luchando, por eso la represión no ha podido doblegarnos", dijo Juan Barahona un dirigente del Frente.

Una misión enviada por Micheletti hace tres días a Washington retornó a Tegucigalpa el viernes, luego de reunirse con senadores, congresistas, funcionarios estadounidenses y el secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza.

"A todos les explicamos detalladamente lo ocurrido en Honduras antes, durante y después del 28 de junio... venimos muy optimistas", dijo en el aeropuerto internacional uno de los emisarios, Mauricio Villeda.

Aún no definen la fecha en que llegará a Tegucigalpa una comitiva de cancilleres regionales enviados por la OEA a impulsar el Acuerdo de San José, propuesto por el presidente de Costa Rica Oscar Arias, quien actuó como mediador, como una salida a la crisis del país.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes