Advierten de peligro mortal de huracán Ike rumbo a Texas

HOUSTON, EU (AFP). El huracán Ike llegó este viernes con fuerza arrolladora a Houston (Texas), obligando a miles de personas a escapar de la letal amenaza, mientras se divulgaba una advertencia de que quienes permanecieran en las tierras bajas se expondrían a "una muerte segura".

"Todos los barrios y posiblemente la totalidad de las comunidades costeras quedarán inundadas por la marea durante el período de mayor actividad del fenómeno", advirtió el National Hurricane Center (NHC), refiriéndose a las tierras que circundan la bahía de Galveston.

"Quienes no atiendan las órdenes de evacuación se expondrán a una muerte segura", advirtió, en referencia a las olas masivas que podrían cubrir los edificios.

Las evacuaciones empezarán con los ancianos, enfermos y otros vecinos con necesidades especiales. Funcionarios de Houston proyectaban redistribuir el tránsito por carreteras y anunciaron que se instalarían estaciones de gasolina en las carreteras para facilitar el éxodo, dijeron funcionarios.

A las 12H00 GMT el centro de Ike estaba localizado a 585 km al este de Corpus Christi, Texas (sur), y a unos 370 km al sureste de Galveston, señaló el NHC.

Los vientos huracanados de Ike alcanzaban los 165 km/h con ráfagas más fuertes, y su velocidad de desplazamiento hacia el oeste-noroeste era de 20 km/h.

Se trata de un huracán de categoría 2 en la escala Saffir-Simpson, de cinco, pero se teme que se intensifique en las próximas horas y "se pronostica que Ike se convertirá en un huracán mayor (categoría 3 o más) antes de que llegue a la costa", informó el organismo.

"Por tratarse de un ciclón tropical muy amplio las condiciones atmosféricas se deteriorarán a lo largo de la costa hoy, mucho antes que el centro de Ike llegue" posiblemente entre la noche del viernes y la madrugada del sábado, advirtió el NHC.

Los vientos huracanados de Ike se extienden hacia fuera hasta una distancia de 195 km del centro, informó el último reporte del centro de huracanes con sede en Miami.

"Una plataforma de petróleo al noroeste del Golfo de México reportó recientemente vientos sostenidos de 176 km/h", indicó.

"Inundaciones costeras por marejada ciclónica hasta 6 metros sobre los niveles normales de la marea (...) junto con olas rompientes peligrosas" van a extenderse hacia una distancia mayor de lo usual debido al gran tamaño del ciclón, pronosticó el organismo.

La bahía de Galveston se extiende por 40 kilómetros alrededor de Houston, centro petrolero clave, cuyos suburbios llegan a las costas de la bahía.

Mientras tanto, el Departamento de Interior estadounidense reportó el viernes que el paso de otro huracán, Gustav, por el Golfo de México a comienzos de mes causó daños "menores" en las instalaciones petroleras marítimas.

"Es muy alentador que los daños hayan sido menores", dijo Randall Luthi, director del Servicio de gestión de minerales (MMS) del Departamento del Interior, citado en un comunicado.

Según un informe del MMS, sobre las 677 plataformas del Golfo expuestas, una sola fue destruida. Se localizaba fuera de la costa de Luisiana y contaba por 0,01% de la producción petrolera de la zona (1,3 millones de barriles diarios) y 0,04% de la producción de gas (200 millones de metros cúbicos diarios).

El vicegobernador de Texas, David Dewhurst, había declarado el jueves a la cadena CNN que ya estaba en camino una movilización masiva.

"Hemos dispuesto suministros y autobuses para cuatro días", dijo. "Hemos movilizado (aviones de transporte) C-130s y ambulancias. Tenemos 1,350 autobuses que hemos llevado al área".

Mientras tanto, equipos de funcionarios trataban de mantener las carreteras abiertas para los residentes que necesitaran salir. El ejecutivo del condado de Harris, Ed Emmett, le dijo al diario Houston Chronicle que la gente que vive en las tierras altas podría permanecer en sus casas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes