Aguaceros de Nate llegan a Luisiana

Aguaceros del huracán Nate fustigaron el sureste de Luisiana el sábado por la tarde a medida que la tormenta se aproximaba a tocar tierra en las primeras horas de la noche y los residentes de áreas bajas huyeron.

El meteoro se ubicaba a unos 170 kilómetros (105 millas) al sur de la desembocadura del Mississippi el sábado por la tarde. Aún era un huracán de categoría 1, pero se espera que alcance la categoría 2 antes de tocar tierra. Nate dejó al menos 21 muertos al pasar junto a Centroamérica días antes.

En Estados Unidos, las autoridades declararon el estado de emergencia en Luisiana, Mississippi y Alabama, y anunciaron órdenes de evacuación en zonas bajas y la apertura de albergues para quienes los necesiten. Los residentes en Nueva Orleans se preocupaban por una red de drenaje en la que se detectaron debilidades durante inundaciones repentinas ocurridas a mediados de año.

Las áreas costeras de Nueva Orleáns lejos del sistema de diques de la ciudad estaban bajo una orden de evacuación. Unas 2.000 personas resultaron afectadas, pero no todas accedieron a irse.

El presidente Donald Trump aprobó una declaración de emergencia para una amplia zona de Luisiana y ordenó el envío de ayuda federal a ese estado sureño.

En declaración el sábado temprano, la Casa Blanca indicó que el presidente autorizó a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) y al Departamento de Seguridad Nacional que coordinen todos los esfuerzos federales de socorro en casos de desastre.

Agregó que la medida pretende acelerar la ayuda, salvar vidas y proteger la propiedad y la seguridad pública en la región. Se identificaron específicamente 17 distritos, muchos en la costa.

En algunas plataformas petrolíferas del Golfo de México se realizaron evacuaciones.

El gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, dijo que habló con Trump por la mañana.

“Él me aseguró que la ciudad tendría toda la asistencia que necesitamos cuando nos preparamos para Nate”, dijo en Twitter.

El gobernador de Mississippi, Phil Bryant, declaró el estado de emergencia en los seis condados sureños.

El gobierno de ese estado anunció la apertura de 11 centros de evacuación en zonas alejadas de la costa, con autobuses disponibles para los que no pudieran conducir.

Nate podría elevar el nivel del mar entre 1,2 y 2,1 metros (de 4 a 7 pies) en la zona entre Morgan City, Luisiana, y el límite entre Alabama y Florida, según el Centro Nacional de Huracanes.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7