Aguas en zonas anegadas de EU son peligrosas para la salud

OAKVILLE, Iowa, EU (AP). Las inundaciones que han anegado gran parte de Iowa han hecho algo más que afectar los sistemas de agua potable y destruir casas: se han convertido en una asquerosa mezcla de aguas negras, sustancias químicas agrícolas y combustible que podría matar al que se aventure a nadar en ellas.

Bob Lanz empleó el lunes una lancha de aluminio para navegar por el centro de Oakville, donde el agua se ha mezclado con heces de cerdo y combustible diesel.

"Uno apenas puede soportarlo (el hedor)", dijo Lanz tras revisar lo que quedaba de la granja de cerdos de su familia. "Es intenso".

LeRoy Lippert, presidente de manejo de emergencias y seguridad interior en el condado de Des Moines, cerca de allí, le advirtió a la gente que evite el agua de las inundaciones: "Si beben de esta agua y viven, infórmenme. No tienen idea. Es muy, muy sabio permanecer lejos de ella. Es peligrosísima".

Además del veneno en el agua, hay mosquitos; millones de ellos reproduciéndose en hectáreas de aguas estancadas.

Varias poblaciones anegadas por el río Misisipí en el sur y oriente de Iowa se preparaban para contener las crecidas de las afluentes que amenazan con generar nuevas inundaciones.

La ciudad de Burlington, un importante centro ferroviario, ha colocado sacos de arena para levantar el sistema de diques y protegerla del río. Al menos 350 personas fueron desalojadas.

El gobierno federal predijo que 27 diques podrían verse superados a lo largo del río Misisipí si los pronósticos del clima se hacen realidad y si fracasan los esfuerzos para apuntalarlos y elevar su nivel con sacos de arena, según un mapa obtenido el lunes por The Associated Press.

Las autoridades están colocando millones de sacos rellenos con arena sobre los diques a lo largo del río en Illinois, Iowa y Misurí para evitar el desbordamiento.

No hay manera de predecir si los diques se romperán o no, señaló Ron Fournier, un vocero del Cuerpo de Ingenieros Militares del Ejército en Iowa.

Los informes de dos muertos aumentaron a cinco las víctimas fatales por las inundaciones. Un hombre de 35 años se ahogó al parecer al desbordarse el río Iowa en Wapello, y una mujer falleció cerca de New London cuando su automóvil, estacionado, fue impactado por un autobús de la Guardia Nacional que asiste a la población. Dos decesos en Wisconsin fueron también asociados a las aguas estancadas el fin de semana.

"Es posible que veamos inundaciones grandes y graves" en el sureste del estado, advirtió el gobernador Chet Culver. "Estamos tomando medidas de precaución, estamos evacuando donde es necesario, pero eso va a corresponder a la siguiente ronda de medidas aquí".

En otros puntos también anegados en la región del medio oeste de Estados Unidos, los soldados de la Guardia Nacional esperaban colocar unos 500,000 sacos de arena para fortalecer los diques en una extensión de 24 kilómetros (15 millas) sobre el río Misisipí en el oeste del estado de Illinois, cerca de la ciudad de Quincy. Las anegaciones comenzaron a ceder en algunas partes del oeste de Michigan.

La crecida del río Iowa llegó antes y fue menos alta de lo esperado, posiblemente debido a los huecos en diques, dijo el Servicio Meteorológico Nacional.

El presidente George W. Bush visitará la región del medio oeste el jueves para inspeccionar los daños de las inundaciones, informó la Casa Blanca el lunes cuando el mandatario terminó una gira de una semana por Europa.

En Iowa City fueron evacuados 5,000 de sus 60,000 habitantes y 400 casas sufrieron daños considerables.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes