Al-Qaida se debilita, pero crecen sus tentáculos

WASHINGTON ( AP). Desde Detroit hasta Afganistán, células terroristas inspiradas y equipadas por al-Qaida están lanzando ataques con sorprendente velocidad en numerosos rincones del mundo, haciendo que surjan dudas sobre la estrategia de Estados Unidos de enfocar su lucha en los principales líderes de la organización.

Funcionarios de los servicios de seguridad y expertos afirman que el frustrado atentado del día de Navidad contra un avión que se dirigía a Detroit y el ataque del 30 de diciembre a una base de la CIA en Afganistán indican que al-Qaida y sus simpatizantes pueden actuar rápidamente cuando se presenta una oportunidad.

Las acciones fueron planificadas por grupos locales, no por la conducción de al-Qaida, y plantean la necesidad de abrir nuevos frentes en la lucha contra el terrorismo, que debilitarían la campaña en curso contra los altos mandos.

La capacidad de al-Qaida de adaptarse a las circunstancias contrasta con la lentitud con que se prepara la nueva campaña en Afganistán. Se calcula que tomará un año poner en pleno vigor los nuevos planes. Al-Qaida, mientras tanto, reacciona a paso acelerado.

Los últimos ataques " no son necesariamente un indicio de que hay un al-Qaida revitalizado o más sofisticado, pero revelan que están en condiciones de aprovechar las oportunidades que se presentan", expresó Matthew Levitt, experto en antiterrorismo del Washington Institute for Near East Studies.

Da la impresión que la acción contra el avión comenzó a gestarse en octubre y que el ataque suicida contra la base de la CIA fue planificado también en poco tiempo, en cuestión de meses, comparado con la planificación de años de los atentados del 11 de septiembre del 2001.

Si bien la capacidad operativa de al-Qaida se ha visto seriamente afectada por los bombardeos y otras acciones contra sus bases de operaciones, la organización logra hacer propaganda y reclutar gente.

En el último año, agrupaciones de Yemen, Somalia y el norte de Africa allegadas a al-Qaida han ampliado su área de influencia y hecho peligrar gobiernos regionales. Ahora amenazan con lanzar más ataques en Occidente.

" Al-Qaida, como organización, está acorralada, pero el hecho de que una agrupación regional afiliada pueda atacar Estados Unidos directamente es una novedad peligrosa", manifestó Juan Zárate, funcionario antiterrorista bajo el gobierno de George W. Bush y quien actualmente asesora al Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales (Center for Strategic and International Studies).

Agregó que estos ataques " hacen que resulte más necesario contener, si no destruir, las ramas (de al-Qaida) en Yemen, Somalia y el norte de Africa".

John Brennan, el principal asesor del presidente Barack Obama en cuestiones antiterroristas, dijo que el frustrado atentado contra un avión en vuelo de Amsterdam a Detroit revela que en Yemen hay organizaciones capaces de lanzar ataques.

El ataque falló porque el nigeriano Umar Farouk Abdulmutallab no logró encender los explosivos que llevaba escondidos.

" Al-Qaida está disminuida, como lo refleja el hecho de que envían individuos sin experiencia ni una larga militancia, pero susceptibles a la ideología yijadista", manifestó el director nacional de los servicios de espionaje Dennis Blair. " Lamentablemente, los terroristas poco sofisticados también matan" gente.

Una agrupación yemení asociada a al-Qaida se atribuyó la responsabilidad de la acción.

El ataque en Afganistán tuvo más éxito. Un doble agente jordano realizó un ataque suicida en el que mató a siete empleados de la CIA. Un portavoz de al-Qaida afirmó que la acción había sido en represalia por la matanza de un jefe talibán en Pakistán y de dos elementos de al-Qaida. Un grupo talibán de Pakistán también se atribuyó la autoría.

Funcionarios de los servicios de espionaje de Estados Unidos y Gran Bretaña vienen diciendo desde hace tiempo que al-Qaida está usando agrupaciones fuera de Afganistán y Pakistán para lanzar ataques.

James Dobbins, quien fue representante de Estados Unidos en Afganistán durante el gobierno de Bush, dijo que es evidente que al-Qaida es algo más que una organización. Es una idea con vida propia.

" Se puede derrotar o al menos contener la organización", señaló. " Pero esto tendrá un impacto limitado si la idea sigue teniendo influencia".

Richard Barrett, jefe de la división de las Naciones Unidas que observa a al-Qaida y el talibán, dijo que, a pesar de las últimas acciones, es evidente " que al-Qaida se está debilitando".

Los expertos, no obstante, coinciden en que el terrorismo internacional sigue siendo una amenaza seria.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes