Albania pone orden en la capital de la marihuana

Columnas de humo acre se levantan por encima de la pequeña pero próspera aldea albanesa Lazarat, en el sur del país, mientras disparos, proyectiles e incluso morteros saludan al avance de la policía.

Esta vez, las autoridades del país prometieron no marcharse hasta no terminar el trabajo: librar Lazarat de las bandas de narcotraficantes que han convertido el pueblo en el mayor productor de marihuana ilegal en Europa. Hasta hace 10 años, Lazarat era una típica comunidad agrícola, hoy amasa una fortuna de miles de millones de euros anuales con plantas cultivadas abiertamente en los campos y los jardines de las casas.

Situado en una llanura verde dominada por altos cerros, se cree que esta extensa aldea meridional de 5.000 habitantes produce alrededor de 900 toneladas métricas de cannabis al año, por valor de unos 4,5 millones de euros (6100 millones de dólares) un poco menos de la mitad del PIB del pequeño país balcánico. El lucrativo negocio dejó su huella. Hoy en día abundan los coches llamativos y casas caras salpican el pueblo, donde muchos residentes se quedaron sin empleo después de las purgas políticas que siguieron a los cambios de gobierno en Albania a finales de los 90. Irónicamente, muchos habían trabajado anteriormente para el servicio de aduanas, la vigilancia de los cruces fronterizos cercanos con Grecia.

El cultivo de la marihuana ha crecido constantemente desde entonces, alentado por la fuerte demanda en la vecina Grecia e Italia, mientras que Albania se ha convertido en un punto clave de tránsito para otras drogas que llegan a Europa desde Asia y América Latina.

Anteriormente las autoridades dejaron a su libre albedrío a las bandas de narcotraficantes, dado que a las visitas de la policía solían darles la bienvenida con disparos. Pero con el nuevo gobierno socialista llegó el cambio. Desde que llegó al poder el año pasado tiene un objetivo claro: acabar con la economía de la marihuana y persistir en los esfuerzos para conseguir el ingreso de Albania en la Unión Europea. La solicitud del país para ser miembro candidato del bloque ya ha sido rechazada en tres ocasiones, con el crimen organizado y la corrupción actuando siempre como freno.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7