Albergues de Miami amplían capacidad por la llegada de menores indocumentados

Los albergues para menores inmigrantes de Miami han aumentado el número de camas para hacer frente a la masiva llegada de niños sin compañía de adultos, en su mayoría centroamericanos, que en los últimos meses han ingresado de manera ilegal a EE.UU. a través del valle de Río Grande, en Texas.

Miami (Florida) es una de las ciudades señaladas por las autoridades para dar acogida a los más de 47.000 menores que, de acuerdo con fuentes oficiales, hasta mayo de este año fiscal han ingresado al país sin compañía, una cifra que duplica los datos del ejercicio anterior.

" El año pasado ya estábamos muy abrumados por el aumento de los menores no acompañados que llegan y terminan en refugios en Miami", indicó la directora del grupo Americanos por la Justicia Inmigrante (antes Florida Immigrant Advocacy Center), Cheryl Little, según informó hoy el periódico El Nuevo Herald.

La organización, que protege los derechos de los inmigrantes y, de manera especial, los de los menores de edad, expresó que desde hace tres meses la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR) de Estados Unidos comenzó a incrementar el número de camas en los albergues de Miami y dar asistencia legal a un mayor número de menores indocumentados.

La abogada de Americanos por la Justicia Inmigrante, Michelle Abarca, declaró al periódico que el año pasado la organización dio asesoría a más de 1.600 menores trasladados a Florida, un número que estimó que será superado en breve, en especial, cuando comiencen a arribar parte de los 1.000 niños que se encuentran desde hace dos semanas en un albergue de Nogales, en Arizona.

Los menores son alojados en tres refugios de la ciudad, todos ellos gestionados por organizaciones caritativas, y, según la organización, este incremento progresivo de niños trasladados desde otras partes del país ha incrementado las labores de voluntarios y trabajadores sociales, quienes deben orientarlos sobre sus derechos básicos.

" La representación (legal) de niños es particularmente difícil debido a que muchos han sido objeto de abusos durante años, y no pueden entender que es importante que nos hablen sobre el abuso", relató Little.

Para el grupo Americanos por la Justicia Inmigrante, los niños huyen de sus países principalmente por "la violencia y falta de protección adecuada" para su integridad.

Asimismo, destacó que muchos de ellos han sido objeto de abusos y violencia doméstica, cuando no blanco de pandillas juveniles vinculadas con el narcotráfico.

Esta semana, el secretario de Seguridad Nacional (DHS) de Estados Unidos, Jeh Johnson, urgió a los padres centroamericanos a que no envíen a sus hijos solos a este país porque no van a obtener ningún beneficio migratorio y, por el contrario, los exponen a diversos riesgos.

"Los que cruzan las fronteras hoy no van a ganar un camino para la ciudadanía", subrayó en una comparecencia pública.

Por su parte, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, reclamó el viernes a Estados Unidos "hacer más" para ayudar a Centroamérica a combatir la violencia del narcotráfico que repercute en la huida masiva de niños centroamericanos, a quienes consideró "desplazados de guerra".

Durante una visita oficial a Washington, el mandatario abogó por un "esfuerzo conjunto realmente efectivo" para combatir el narcotráfico y lamentó que la asistencia económica que brinda Estados Unidos a Honduras para enfrentar esta problemática sea "mínima".

En Nogales, Arizona, la Patrulla Fronteriza empezará a trasladar este fin de semana a cerca de un centenar de menores que actualmente se encuentran confinados en un almacén convertido en albergue, desde donde serán derivados a otros refugios en California, Illinois y Texas.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada