Alto cargo del gobierno japonés visita controvertido santuario de Yasukuni

Un ministro del gobierno japonés de Shinzo Abe visitó este jueves el santuario de Yasukuni, considerado por China y Corea del Sur como un símbolo del pasado militarista de Japón, indicó la agencia de prensa Jiji.

El presidente de la Comisión Nacional de la Seguridad Pública, Eriko Yamatani, efectuó la peregrinación a este lugar de culto en Tokio a primera hora de la mañana.

"Ofrecí mi profundo agradecimiento a las personas que lucharon y sacrificaron sus preciosas vidas por el bien del país", dijo Yamatani, según la agencia Jiji. "Me comprometí a construir un país pacífico", dijo el ministro conocido por sus puntos de vista nacionalistas.

La visita de Yamatani llega un día después de que Abe y el presidente chino, Xi Jinping, mantuvieran un encuentro en Yakarta para mejorar las relaciones entre ambos países dañadas por disputas históricas y territoriales.

Asimismo, más de un centenar de parlamentarios japoneses visitaron la víspera, con motivo del festival de la primavera, este santuario sintoísta, donde se veneran las almas de los 2,5 millones de muertos por Japón en las últimas guerras. Entre ellos, figuran los 14 criminales de guerra condenados por los aliados tras la capitulación de Japón en 1945.

La visita de esta delegación parlamentaria, así como una ofrenda simbólica realizada el martes en nombre de Abe, provocó las condenas de China y Corea del Sur.

Las relaciones de Japón con sus vecinos están marcadas por el recuerdo de las atrocidades de las tropas imperiales niponas durante la ocupación de la península de Corea (1910-1945) y la ocupación parcial de China (1931-1945).

Pekín y Seúl, víctimas del expansionismo japonés de la época, no soportan que los políticos nipones visiten este santuario, al considerar que esta actitud glorifica el imperialismo del país.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes