Amplían colaboración de ayuda laboral a latinos

Una colaboración estatal de agencias gubernamentales, activistas y consulados se expandió el miércoles al estado de Washington, luego de 10 años de ayudar a trabajadores mayormente hispanos con asuntos laborales como recuperación de salarios no pagados y discriminación.

Se trata de EMPLEO, coordinación centralizada de ayuda a trabajadores hispanos con asuntos laborales.

En sus 10 años de vida, la colaboración ha logrado recuperar 15,4 millones de dólares en salarios no pagados a través de 2.130 quejas presentadas al Departamento de Trabajo, de acuerdo con Rosa Viramontes, directora de distrito interina de la comisión federal para las Oportunidades Laborales Equitativas.

La mayoría de los reclamos fueron por tiempo extra, discriminación y salario mínimo, mayormente en las industrias de restaurantes, construcción y costura, agregó Viramontes. El gobierno también multó a empleadores por un total de 1,7 millones.

La colaboración funciona a partir de un número telefónico gratuito, (877) 55 AYUDA, que se promueve mediante los consulados, organizaciones comunitarias y medios de comunicación. El número se promueve ofreciendo ayuda en asuntos laborales, prometiendo ayuda centralizada en español.

Cuando algún interesado habla, su caso es referido a las agencias participantes y podría terminar en una queja ante las autoridades.

Uno de los beneficiarios fue el chef mexicano Enrique Pineda, quien entre 2012 y 2013 trabajó cinco meses sin percibir un pago. Luego de presentar una queja contra su empleador, un restaurante en Sylmar, Pineda recibió una compensación de 11.000 dólares.

"Lo que siempre le digo a la gente, es que hay que asegurarnos de buscar la ayuda adecuada, la ayuda correcta que muchos no conocemos", dijo Pineda.

La colaboración que comenzó en el sur de California, y que luego se expandió al centro del estado, funciona a partir del miércoles en Washington.

Las agencias no preguntan el estatus migratorio a las personas que llaman pero Viramontes dice que la mayoría de los beneficiarios fueron mexicanos y centroamericanos con más de 10 años en el país.

Pero aunque la mayoría de éstas personas tienen ya mucho años en Estados Unidos, todavía dicen tener miedo de reportar irregularidades, dijo Priscilla A. García, portavoz de la Oficina de Salarios y Pagos por Hora del Departamento de trabajo en San Francisco.

"La mayoría de los que se quejan tienen muchos años en el país y queremos que también nos llamen los recién llegados pero no sabemos cómo llegar a ellos. Sabemos que no se quejan porque tienen miedo de represalias o de perder su trabajo, por eso les decimos que llamen sin temor y tratamos de explicarles sus derechos", dijo García.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada