Análisis: Cautela modera reacción de EEUU a Norcorea

ETIQUETAS

WASHINGTON (AP). La cautelosa reacción del gobierno de Barack Obama a la muerte del dictador norcoreano Kim Jong Il refleja la inquietud e incertidumbre sobre la transición de poder en el aislado país que ha confundido a presidentes estadounidenses durante 60 años.

Corea del Norte, "el reino ermitaño", ha irritado a Estados Unidos y sus aliados con su beligerancia, ensayos nucleares, lanzamientos de misiles y actitudes provocaciones. Pero desde que asumió la presidencia en el 2009, Obama ha tenido que lidiar con Pyongyang en lo que es quizás su punto más misterioso: una sucesión poco clara en momentos de profunda preocupación por la estabilidad del régimen.

Por ello, los cuidadosos mensajes públicos de la Casa Blanca han resaltado su deseo de mejores relaciones con la autocrática nación y su preocupación por el bienestar del pueblo norcoreano. Son además un discreto recordatorio de que Washington espera que Pyongyang cumpla con sus promesas de desnuclearización y mejore lazos con sus vecinos, especialmente Corea del Sur.

El cauteloso tratamiento al nuevo líder norcoreano Kim Jong Un, el joven hijo del difunto Kim Jong Il, ha motivado críticas de algunos que consideran que éste es el momento para reclamar enérgicamente una reforma radical y cambio de régimen.

Pero sin datos de inteligencia seguros sobre el obscuro proceso de transición y temerosos de malentendidos que pudieran llevar a provocaciones con el errático norte, funcionarios estadounidenses han concluido que el mejor curso por el momento es decir poco, esperar y observar.

De hecho, las reacciones iniciales del gobierno a la muerte de Kim han sido poco sustanciales.

"Todo lo que puedo decir es que estamos monitoreando la situación muy de cerca", dijo el secretario de prensa de la Casa Blanca Jay Carney el miércoles, mientras los medios estatales en Corea del Norte mostraban imágenes de norcoreanos aparentemente abrumados por el dolor. "Kim Jong Il había designado a Kim Jong Un como su sucesor oficial, y en estos momentos no tenemos indicios de que eso haya cambiado".

Carney añadió: "Esperamos que el gobernantes norcoreanos den los pasos necesarios para respaldar la paz, la prosperidad y un futuro mejor para el pueblo norcoreano, incluyendo cumplir sus compromisos de desnuclearización".

Antes de la muerte de Kim Jong Il, el gobierno de Estados Unidos había esperado anunciar esta semana la reanudación de la ayuda alimentaria a Corea del Norte y un posible encuentro bilateral sobre desarme nuclear. Aunque el Departamento de Estado dijo que había habido un breve intercambio con funcionarios norcoreanos en Nueva York el lunes, ambas iniciativas están ahora en suspenso a la espera del fin del período de duelo en Corea del Norte.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes