Análisis: Detrás de la salida de Mubarak, un golpe militar

EL CAIRO (AP). Fue la gente quien sacó al presidente Hosni Mubarak del poder, pero son los generales quienes están ahora a cargo del gobierno.

El levantamiento popular de 18 días en Egipto generó un golpe militar que se gestó al paso del tiempo, y su semilla fue plantada al principio de la crisis por el propio Mubarak.

Los indicios reveladores de un golpe en proceso comenzaron a surgir poco después de que Mubarak ordenó el emplazamiento del ejército en las calles para restablecer el orden después de varios días de cruentos enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad en El Cairo y en gran parte del resto de la nación árabe.

"Esto es en los hechos que los militares toman el poder", dijo el analista político Diaa Rashwan luego de que Mubarak renunció y entregó las riendas del poder a las fuerzas armadas. "Es una participación directa de los militares en la autoridad y para simular que Mubarak cedió el poder".

Los soldados, apoyados con tanques y vehículos blindados, recibieron una acogida de héroes por los manifestantes que están indignados por el trato brutal que les dio la policía. La buena voluntad fue recíproca cuando los militares afirmaron que no utilizarían la fuerza contra los manifestantes, una decisión que los distanció de la policía, detestada en el país, que operó casi en la impunidad con Mubarak.

Los generales adoptaron un enfoque gradual, cuando les proporcionaron a los egipcios algunos indicios bien sopesados de que estaban tomando la iniciativa en la crisis. Emitieron comunicados en los que calificaron de "legítimas" las exigencias de los manifestantes e hicieron acomedidos llamados a los inconformes para que se fueran a casa y permitieron la normalización de las actividades cotidianas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes