Ántrax activo llegó desde laboratorio militar en Utah

El envío equivocado de muestras de ántrax activo a laboratorios gubernamentales y comerciales partió de un puesto militar en un tramo desolado del desierto de Utah que ha venido experimentando con armas químicas desde que abrió en 1942.

Aunque oficiales militares dijeron no estar al tanto de problemas previos con ántrax, el campo de pruebas Dugway, a 135 kilómetros (85 millas) al oeste de Salt Lake City, ha experimentado por lo menos otros dos problemas con armas químicas.

En 2011, Dugway estuvo cerrado durante 12 horas porque faltaba determinar dónde estaba una cantidad pequeña —menos de la cuarta parte de una cucharita de té— del gas enervante VX, que afecta la capacidad del organismo para transmitir mensajes por el sistema nervioso.

Los jefes militares iniciaron una investigación interna pero no se dio a conocer el resultado. Tampoco respondieron el jueves preguntas sobre ese incidente. El gobernador de Utah, Gary Herbert, dijo en 2011 que se reunió con el comandante y que el asunto se había resuelto a su satisfacción.

En 1968, el laboratorio fue objeto de escrutinio cuando 6.000 ovejas murieron en las cercanías. Un informe del Ejército difundido dos años después en Maryland admitió que el gas enervante fue hallado en muestras de nieve y césped donde habían muerto los animales, según reportó el Salt Lake Tribune con base en un informe sobre el que se levantó el secreto en 1978. Un vocero del Ejército dijo a fines de la década de 1990 que el Ejército no admitía responsabilidad por la muerte de las ovejas aduciendo que científicos agrícolas estatales nunca identificaron la causa del hecho.

Este nuevo incidente ha provocado nuevas preocupaciones por una instalación que concitaba poca atención por estar en un lugar desolado del estado.

El gobernador Herbert dijo en una declaración que estaba preocupado por el incidente y que su oficina ha coordinado con los Centros para Control y Prevención de las Enfermedades para vigilar la investigación.

Steve Erickson, del grupo Proyecto de Educación Ciudadana, afirmó que el incidente no es motivo de pánico pero sugiere que se necesita más supervisión.

Agregó que desde los ataques terroristas del 2001 "ha habido una propensión a invertir dinero en la biodefensa y cuando se permite que estas actividades prosperen durante un período de años sin una supervisión efectiva, puede ser motivo de problemas".

Los Centros investigan qué ocurrió en Dugway, donde se originó la partida de ántrax. Muestras del lote llegaron a 18 laboratorios en nueve estados y un laboratorio del Ejército en Corea del Sur, lo que provocó que dos decenas de personas recibieran tratamiento por posible exposición, dijo Jason McDonald, vocero de los Centros.

El laboratorio de Dugway fue creado por el presidente Franklin D. Roosevelt.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7