Apagan incendio que duró dos días en Puerto Rico

SAN JUAN (AP). El gigantesco incendio en los tanques de un depósito de combustible cercano a San Juan fue apagado ayer domingo luego de dos días de combate a las llamas, informó el gobernador Luis Fortuño.

"Ya hemos apagado el fuego completamente. La vida comienza a volver a la normalidad", dijo el mandatario en una rueda de prensa.

"Ahora viene la etapa de reconstrucción en esas comunidades (afectadas), al igual que continúa la etapa de investigación", agregó Fortuño. "El peligro inminente en el área ya terminó".

El fuego consumió el combustible de 21 de los 40 tanques del centro de almacenaje de la Caribbean Petroleum Corporation en Bayamón, una localidad contigua a San Juan

Fortuño destacó que las escuelas y oficinas que se vieron afectadas por la emergencia también volverían a operar con normalidad el lunes, cuando se esperaba que comenzaran los trabajos de reconstrucción en algunas casas de comunidades aledañas que sufrieron daños por la potente explosión.

El Departamento de Corrección y Rehabilitación iniciaría el traslado de vuelta a la cárcel de Bayamón de los casi 3.000 presos que fueron enviados el viernes a instituciones del sur de la isla debido a la cercanía de esa penitenciaría con el lugar del fuego.

Ya temprano el domingo, la inmensa columna de humo tóxico que amenazó desde el viernes las comunidades aledañas se había reducido considerablemente, y el portavoz de la Junta de Calidad Ambiental, Luis Antonio Ocasio, dijo que en cuanto a la calidad del aire "el peligro mayor, más significativo, pasó".

Más de cien agentes federales ingresaron el domingo por primera vez a las instalaciones del centro de almacenamiento para iniciar una investigación sobre el origen del fuego.

Marcial Orlando Félix, portavoz de la Agencia federal de Alcohol, Tabaco y Armas (ATF, en inglés), adelantó que la investigación podría alargarse debido a lo amplio de la zona afectada por la emergencia.

"Procesar la escena es difícil... Van a tomarse su tiempo", dijo Félix en entrevista telefónica con la AP.

Entre los investigadores, se encuentran algunos especialistas que viajaron de Estados Unidos para colaborar en la pesquisa.

Empleados de la JCA iniciaron las labores de limpieza en la zona, donde restos del combustible quemado, así como de la espuma utilizada para sofocar el fuego llegaron hasta el suelo y cuerpos de agua cercanos.

En el lugar, se hallaron varios patios cubiertos con lo que aparentaba ser aceite, indicó Ana María Ramos, del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales.

El presidente estadounidense Barack Obama declaró a la isla como zona de emergencia y ordenó que se asigne ayuda federal como apoyo a los esfuerzos de las autoridades puertorriqueñas.

La madrugada del viernes, se desató un incendio en varios tanques de la Caribbean Petroleum Corporation que provocó una explosión que se sintió en la zona metropolitana y otros municipios y causó heridas leves a varios conductores que transitaban por el área al momento de la deflagración.

Tras la explosión, cientos de familias fueron desalojadas de las comunidades cercanas, debido al riesgo de contaminación que suponía la enorme columna de humo negro que provocó el incendio, en el que no se reportaron heridos de consideración.

Las autoridades decretaron un estado de emergencia en los cinco municipios afectados, donde las escuelas no abrieron el viernes, y una instalación del ejército estadounidense que colinda con la Caribbean Petroleum Corporation _una antigua refinería de la petrolera Gulf_ permanecería cerrada como medida preventiva.

El gobierno puertorriqueño estimó que, sólo el primer día, gastó cerca de 6,4 millones de dólares para atender la emergencia.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes