Aplazado el juicio del hijo de Muamar Gadafi

TRÍPOLI, ( AFP). El hijo del exdirigente libio Muamar Gadafi, Saif al Islam, compareció este jueves ante un tribunal de Zenten, oeste de Libia, acusado de "atentar contra la seguridad nacional", que decidió aplazar el juicio hasta el 12 de diciembre próximo.

Se trata de la tercera audiencia desde el inicio en enero de 2013 del juicio de Saif al Islam Gadafi, al que los exrebeldes mantienen encarcelado en Zenten desde su detención en el sur del país en noviembre de 2011, aproximadamente un mes después de la captura y muerte de su padre.

"Saif al Islam Gadafi compareció ante el tribunal penal de Zenten que decidió aplazar la audiencia al 12 de diciembre para permitir la presencia de otros acusados", afirmó un abogado presente en la sala.

Vestido con el uniforme azul de prisionero, Saif al Islam se sentó en el banquillo con barrotes de los acusados, flanqueado por dos guardias encapuchados y con chalecos antibalas y pudo hablar cuando lo solicitó su abogado, según imágenes difundidas por la cadena Al Arabiya.

Saif al Islam pidió que los procesos de todos los casos por los que todavía debe ser juzgado se celebren en la ciudad de Zenten.

"En vista del buen funcionamiento de los procesos judiciales (...) quiero que el juicio por todas las acusaciones en mi contra tenga lugar en Zenten", dijo.

El hijo del exdictador también debía comparecer en Trípoli este jueves junto a otros responsables del antiguo régimen en la vista previa de otro proceso relacionado con la represión de la revuelta de 2011.

Pero las condiciones de seguridad no permitieron su traslado a la capital que había sido reclamado por el fiscal general, indicó Ajmi al Atiri, miembro de la brigada que mantiene retenido a Saif al Islam.

El fiscal general libio, Abdulqader Radwan, dijo el miércoles que ordenó el traslado de Saif al Islam a Trípoli.

Las autoridades libias de transición intentaron negociar varias veces el traslado de Saif al Islam a la capital, en vano, pero afirman regularmente que se encuentra en un centro penitenciario dependiente del Estado.

En la vista previa celebrada en Trípoli, el exresponsable de los servicios de inteligencia, Abdalá al Senusi, compareció junto a una veintena de responsables del antiguo régimen que negaron todos los cargos que pesan sobre ellos, constató un periodista de la AFP.

"Todos los acusados negaron en bloque los cargos presentados contra ellos", declaró a la AFP un abogado que pidió el anonimato.

La audiencia fue aplazada hasta el 3 de octubre a petición de la defensa que desea estudiar el caso, indicó.

La sesión se desarrolló bajo una gran vigilancia, a puerta cerrada, en un complejo judicial y penitenciario donde están detenidos la mayoría de los responsables del antiguo régimen.

Al menos 11 cargos fueron presentados contra estos responsables, entre ellos asesinatos, saqueos y sabotaje, actos que atentaron contra la unión nacional, narcotráfico, complicidad en la incitación a la violación, secuestros y dilapidación de dinero público durante los ochos meses de conflicto en Libia que desembocaron en el derrocamiento de Muamar Gadafi en octubre de 2011.

Algunos observadores extranjeros consideran este proceso como un desafío de Trípoli a la Corte Penal Internacional (CPI), ya que tanto sobre Saif al Islam como sobre Senusi pesan órdenes de detención internacionales de la CPI que les considera sospechosos de crímenes contra la humanidad.

A finales de mayo, la CPI desestimó la solicitud de las autoridades libias de juzgar ante tribunales libios a Saif al Islam por dudar de que el Gobierno libio pudiera garantizar un proceso justo y equitativo. Libia recurrió la decisión.

En un comunicado, la organización de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional instó el miércoles a las autoridades libias a entregar a Senusi y Saif al Islam a la CPI.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes