Argentina: Escándalo por supuesto espionaje ilegal a activistas

BUENOS AIRES (AP). El Ministerio de Seguridad ordenó una investigación interna para determinar si fuerzas de seguridad realizaron operaciones ilegales de espionaje contra activistas de organizaciones sociales y políticas sin previa orden judicial.

"No admitimos espionaje y si llegara a haber seremos inflexibles. Pero tampoco tomamos decisiones sin reflexión", dijo la ministra de Seguridad, Nilda Garré, el viernes a través de su cuenta twitter.

Esta fue la primera reacción oficial tras estallar el escándalo del "Proyecto X", como se denomina una base de datos elaborada por la Gendarmería --fuerza de seguridad de naturaleza militar-- que contiene información sobre sindicalistas y militantes de distintas organizaciones al parecer obtenida mediante tareas de inteligencia en protestas y asambleas.

"Antes de aventurar conjeturas, ordené una auditoría del "Proyecto X", que es en realidad un software, para evaluar qué contiene", añadió la funcionaria.

La ley de inteligencia prohibe a cualquier organismo del Estado obtener información, realizar tareas de inteligencia u almacenar información por el solo hecho de "adhesión o pertenencia a organizaciones partidarias, sociales o sindicales". La inteligencia interna sólo estará permitida en caso de una orden judicial previa.

En noviembre organizaciones políticas y sociales presentaron una denuncia ante la justicia contra Gendarmería por tareas de espionaje a los trabajadores y activistas involucrados en un largo conflicto laboral en la filial argentina de la estadounidense Kraft Foods en 2009.

Esa fuerza de seguridad tiene bajo su control los pasos fronterizos, pero también interviene en protestas callejeras, realiza tareas de prevención del delito y lucha contra el narcotráfico.

Según los denunciantes, los datos fueron obtenidos ilegalmente por Gendarmería a través de la infiltración ilegal de sus agentes en manifestaciones, asambleas y otras actividades. Toda esa información ha sido utilizada por la justicia como prueba para procesar penalmente a una decena dirigentes y militantes obreros, estudiantiles y de partidos de izquierda que participaron en la toma de la planta de Kraft Foods y en el bloqueo de una autopista en rechazo al despido de trabajadores.

Ante el requerimiento de la justicia, la Gendarmería confirmó la existencia del "Proyecto X". Dijo que es una base de datos con nombres, teléfonos, direcciones, apodos, vinculaciones, vehículos, lugares, etc. La fuerza aclaró que toda la actividad para obtener la información se lleva adelante con el conocimiento e intervención de la autoridad judicial competente.

Los querellantes de las organizaciones sociales insisten que el espionaje de Gendarmería sobre sus miembros fue ilegal.

"Lo de la ministra Nilda Garré es una maniobra para zafar (eludir) de esta gravísima situación. Ahora salió a decir que no admitirá espionaje y que si lo llegara a haber, será inflexible. Pero resulta ser que esto no se hizo público recién ayer, sino hace tres meses, en noviembre cuando presentamos la denuncia", expresó la abogada Myriam Bregman, representante del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), uno de los denunciantes.

"La mayoría de los imputados en las causas a partir de las ilegales pruebas obtenidas por la Gendarmería, son afiliados a nuestro partido, y no lo vamos a permitir", insistió la letrada.

En tanto que líderes de la oposición en el Congreso solicitaron formalmente que Garré se presente a dar explicaciones sobre el "Proyecto X", que coincidieron retrotrae a las peores prácticas de la última dictadura militar (1976-83), en la que miles fueron perseguidos y asesinados.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes