Argentina: comienza juicio a Videla y Bignone por robo de bebé

BUENOS AIRES ( AP). Los ex dictadores Jorge Videla y Reynaldo Bignone volvieron a sentarse el lunes en el banquillo de los acusados, esta vez para ser juzgados por el robo sistemático de bebés en la última dictadura, una herida que para las víctimas de ese delito tardará mucho tiempo en cicatrizar.

Junto a Videla y Bignone también están imputados por la sustracción de 34 hijos de personas desaparecidas los ex militares Antonio Vañek, Jorge Acosta, Santiago Riveros, Rubén Franco y Juan Antonio Azic y el médico Jorge Luis Magnacco.

A Leonardo Fossati, quien nunca conoció a sus padres, le cuesta creer que en Argentina todavía se estén juzgando delitos tan aberrantes. " No es sencillo enfrentar esto, se remueve la herida, pero es bueno que la gente sepa lo que ocurrió", dijo a la AP.

El joven, querellante en el juicio, recuperó su identidad en 2005 luego de acercarse a la organización Abuelas de Plaza de Mayo con la sospecha de que no era hijo del matrimonio que lo crió.

" Descubrir mi verdadera identidad fue un alivio, pero también muy duro porque tenía que empezar de cero una relación con mi familia biológica", explicó poco antes de que comenzara la primera audiencia del juicio en el Tribunal Oral Federal 6 de esta capital.

Al entrar en la sala donde sesiona el tribunal integrado por tres jueces, los acusados desfilaron ante los familiares de desaparecidos con las manos esposadas.

Videla, quien ejerció la presidencia de facto entre 1976 y 1981, ya cumple una condena a prisión perpetua por distintas violaciones a los derechos humanos. Bignone, el último dictador antes del restablecimiento de la democracia en 1983, purga 25 años de cárcel por diferentes delitos de lesa humanidad.

Los demás acusados son juzgados en otros juicios o están encarcelados cumpliendo penas.

Fossati señaló que al menos él tuvo " la suerte" de no caer en manos de un militar, como ocurrió con varios niños nacidos en cautiverio.

Un día después de que su madre diera a luz asistida por otra detenida en una comisaría de la ciudad de La Plata, él fue a parar a la casa de una partera que vivía cerca quien lo entregó a un matrimonio que lo adoptó irregularmente, aunque al parecer ignorando que era hijo de desaparecidos.

La verdadera madre de Leonardo era Inés Ortega, quien tenía tan solo 17 años cuando, embarazada de tres meses, fue secuestrada en 1977 junto a su pareja, Rubén Leonardo Fossati. Ella integraba la Unión de Estudiantes Secundarios y él militaba en la Juventud Peronista.

Ambos forman parte de la lista oficial de más de 13,000 desaparecidos de la última dictadura (1976-1983).

Los fiscales intentarán demostrar que los jerarcas militares diseñaron un plan para sustraer de forma sistemática niños que eran hijos de disidentes políticos a los que hacían desaparecer.

Aparentemente los militares intentaban preservar con vida a las detenidas que estaban embarazadas y, una vez que éstas daban a luz en centros militares y policiales que funcionaban como maternidades, entregaban los bebés a represores o personas afines a la dictadura.

En su defensa, los militares han reiterado en varias ocasiones que se trató de una guerra contra la izquierda armada que pretendía tomar el poder y que no hubo un plan sistemático de robo de niños sino casos aislados.

La causa judicial se inició hace 14 años por pedido de Abuelas de Plaza de Mayo. Incluye el caso de jóvenes que han sido recuperados por sus familias biológicas y otros que no han sido encontrados, entre ellos el nieto de Estela de Carlotto, titular de esa organización de derechos humanos que ha restituido la identidad de 102 jóvenes.

El juicio podría durar al menos un año. La querella pedirá la pena más severa para los acusados, que es de 25 años de cárcel.

Fossati, quien el 12 de marzo cumplirá 34 años, afirmó por su parte que no le mueve la venganza, sino simplemente la necesidad de que sus compatriotas conozcan la verdad.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes