Armadas de ambas Coreas se cañonean cerca de la frontera

SEUL (AP). Una patrullera naval norcoreana extensamente dañada se retiró el martes envuelta en llamas a sus aguas territoriales tras enfrascarse en un breve cañoneo con un navío surcoreano a lo largo de su disputada costa occidental, dijeron las autoridades surcoreanas, en lo que constituyó su primer enfrentamiento naval en siete años.

El choque naval estalló una semana antes que el presidente Barack Obama acuda a Seúl, desatando sospechas que el régimen comunista intenta incrementar las tensiones para obtener una mayor ventaja negociadora.

No hubo bajas en el barco surcoreano, anunció el Estado Mayor Conjunto en una declaración. No quedó en claro de inmediato si las hubo entre los norcoreanos. Ambas partes se culparon mutuamente de violar sus aguas territoriales.

El cañoneo ocurrió al mismo tiempo que Obama decidió despachar un enviado especial a Pyongyang para dialogar sobre el programa nuclear bélico de los comunistas. Aunque no fue establecida la fecha, las negociaciones serían las primeras realizadas directamente desde que Obama llegó a la Casa Blanca en enero.

"Fue una provocación internacional por parte de Corea del Norte para llamar la atención antes de la visita de Obama", comentó Shin Yul, profesor de ciencias políticas de la Universidad Myongji de Seúl.

Agregó que el régimen comunista advirtió a Obama que desea reemplazar el armisticio que puso fin a la guerra en la península coreana en 1953 con un tratado de paz permanente al mismo tiempo que mantiene su arsenal nuclear.

Washington ha mantenido de forma consistente que Pyongyang debe abandonar su arsenal nuclear a cambio de que sea concluido un tratado de paz. Corea del Norte ha efectuado dos pruebas nucleares subterráneas desde 2006 y cuenta al parecer con plutonio suficiente para media decena de ojivas nucleares.

"Hemos protestado enérgicamente ante Corea del Norte y le hemos pedido que evite la repetición de incidentes similares", dijo el contraalmirante surcoreano Li Ki-sik a los periodistas en Seúl.

El mando militar norcoreano culpó a Corea del Sur por la "grave provocación armada" y denunció que sus barcos entraron en aguas territoriales norcoreanas.

Los comunistas sostuvieron que varios barcos surcoreanos dispararon y que huyeron cuando una patrullera norcoreana propinó "un decisivo golpe de represalia".

El presidente surcoreano Li Myung-bak, que convocó una reunión de emergencia, ordenó al ministro de Defensa que incremente el estado de alerta.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes