Arresto de al-Bashir alerta a otros jefes de estado

JOHANNESBURGO (AP). La decisión de la Corte Penal Internacional de pedir la captura del presidente sudanés Omar al-Bashir, tras acusarlo de crímenes de guerra, ha planteado interrogantes sobre qué otros líderes podrían ser procesados por el tribunal.

Y esto sucede no sólo en Africa, ya que el fiscal de la corte, el argentino Luis Moreno Ocampo, investiga posibles casos en Colombia, Georgia y Afganistán, así como un pedido palestino de acusar de crímenes de guerra a Israel por su devastadora ofensiva en la franja de Gaza en enero de este año, donde murieron unos 1,300 palestinos.

Gobiernos de Africa y de naciones árabes expresaron de inmediato su apoyo a al-Bashir, pues temen que la orden de captura emitida el miércoles contra él podría causar más conflictos en Darfur, donde más de 300,000 personas han sido asesinadas desde el 2003, y desestabilizar aún más el Sudán.

También se preguntan por qué han sido sólo africanos los acusados desde la creación de la Corte Penal Internacional, hace seis años. Una corte temporal, el tribunal de la ex Yugoslavia, acusó de crímenes de guerra a Slobodan Milosevic en 1999, mientras todavía era presidente de Yugoslavia.

El presidente de la Unión Africana, constituida por 52 estados, ha acusado a la corte de aplicar "criterios dispares". Y preguntó por qué no se han presentado casos en relación con los conflictos en el Cáucaso, en Irak o en Gaza.

"Los estados africanos han sido los más vigorosos partidarios de establecer la corte. No hubiera sido posible sin ellos. Pero ha existido un cambio significativo en el pasado año", dijo Christopher Hall, asesor legal de Amnistía Internacional.

En Africa, entre los líderes que podrían ser acusados por la corte figuran los de Zimbabue, Kenia, Uganda, Etiopía, Eritrea, Chad, Costa de Marfil, Ruanda y la República del Africa Central.

Inclusive entre los africanos se han cuestionado las selecciones hechas por el tribunal. ¿Por qué procesar al ex caudillo militar congoleño y vicepresidente Jean-Pierre Bemba por los presuntos crímenes que cometieron sus milicianos en la República del Africa Central, y no al derrocado líder de la república que invitó a las fuerzas de Bemba a ingresar en su territorio?

¿Por qué no otros caudillos congoleños cuyas fuerzas son acusadas de atrocidades, incluidas las del presidente Joseph Kabila? ¿Y qué ocurre con los líderes de Ruanda, Uganda y otros países africanos que enviaron sus soldados al Congo?

"Es una senda muy despareja", dijo Reed Brody, asesor legal de Human Rights Watch. "Todavía estamos en una situación donde si alguien es poderoso o protegido por los poderosos, puede evitar un ajuste de cuentas".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes