Arrestos en los Balcanes por masacre en la guerra

La policía de Serbia y Bosnia arrestó a 15 personas por una masacre durante la guerra que traumatizó los Balcanes y se convirtió en un símbolo de la cultura de la impunidad que todavía protege a los escuadrones de la muerte y a quienes los dirigían.

Fiscales de Serbia y Bosnia, enemigos acérrimos durante el conflicto armado, dijeron a la Associated Press que habían abierto de forma conjunta el caso sobre la masacre ocurrida en Strpci el 27 de febrero de 1993, cuando 19 hombres fueron secuestrados en un tren en el punto más álgido de la guerra que azotó la región.

Agentes llevaron a cabo una redada antes del amanecer el viernes que terminó con cinco detenidos en Serbia y otros 10 en Bosnia, incluyendo el hermano de un temido señor de la guerra que ya está en prisión, ex milicianos y un antiguo general serbobosnio que dirigió al ejército en la zona.

"Ahora estamos en el camino de resolver un asesinato que se ha ocultado durante más de 20 años", dijo el fiscal serbio de crímenes de guerra Bruno Vekaric. "Tenemos que hacerlo por las víctimas inocentes".

No hubo comentarios de inmediato de los sospechosos encarcelados o sus abogados.

La duda es si los sospechosos señalaran a los hombres que estaban por encima de ellos en la cadena de mando y que ordenaron los asesinatos, dicen los investigadores. Sí lo hacen, podrían implicar a algunos de los principales líderes actuales de Serbia, que fueron figuras destacadas en la maquinaria de guerra ideada por el presidente de entonces, Slobodan Milosevic. Aunque el gobierno serbio reconoce Strpci como un crimen de guerra, algunos de los asesinos son vistos todavía como héroes en el país.

"Muchos criminales de guerra siguen siendo influyentes en la economía, la política, la policía y el ejército", dijo el fiscal general del Estado de Bosnia Goran Salihovic.

La Associated Press tuvo acceso exclusivo a los documentos de la investigación, que está respaldada por el tribunal de crímenes de guerra de la ONU en La Haya (Holanda). Junto a las declaraciones de los testigos, proporcionan la primera visión detallada de una tragedia cuyas heridas permanecen abiertas hoy en día, porque los asesinos no fueron identificados y las familias de las víctimas no recibieron compensación.

La masacre Strpci formó parte de un conflicto que causó más de 100.000 muertes y millones de desplazados. Aunque todas los bandos han sido acusados de crímenes de guerra, los historiadores dicen que los serbios llevó a cabo las peores atrocidades en Bosnia y Croacia en un esfuerzo por crear un territorio étnicamente puro.

Los fiscales han identificado ahora a Milan Lukic, uno de los señores de la guerra serbobosnios más temidos de la época, como el cabecilla de la masacre, que fue cuidadosamente planeada y meticulosamente ejecutada. Lukic ya cumple una condena de cadena perpetua dictada por el tribunal de la ONU por otras atrocidades cometidas contra los musulmanes en Bosnia.

Entre los arrestados en relación con la masacre de Strpci están su hermano, Gojko Lukic; su ex colaborador cercano Boban Indjic; varios antiguos miembros de las milicias y el ex general del ejército serbobosnio Luka Dragicevic, que comandaba a los militares en la zona fronteriza.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7