Ataque a Berlusconi genera dudas sobre seguridad

MILAN ( AFP). La agresión contra Silvio Berlusconi, golpeado en el rostro por un desequilibrado en Milán, plantea interrogantes sobre la eficacia de los servicios de protección del jefe del gobierno italiano, pese a la defensa hecha este lunes por el ministro del Interior.

" La protección del jefe de gobierno es un asunto que atañe la seguridad nacional y mañana voy a proponer un debate sobre el caso en la Comisión Parlamentaria para el Control de los Servicios Secretos", anunció el lunes a la AFP el diputado Carmelo Briguglio, uno de los miembros de la entidad.

Para el parlamentario, " tres episodios graves", se han registrado en los últimos años, los cuales ponen en cuestión el dispositivo de seguridad de Berlusconi.

" El primero ocurrió hace algunos años cuando lo golpearon con un trípode (31 de diciembre del 2004), el segundo cuando se descubrió que fue fotografiado sin saber en su residencia privada veraniega de Cerdeña y la tercera, el domingo", estimó Briguglio.

" Que nadie piense que en Italia se puede matar al jefe de gobierno. Hoy es Berlusconi, mañana puede ser otro. El primer ministro no es un ciudadano común y corriente y debe ser protegido por los servicios de inteligencia", agregó Briguglio.

" La grave agresión contra Berlusconi demuestra que el sistema de protección del jefe de gobierno no es adecuado y tiene carencias", dijo.

Mientras las críticas llovían, el ministro del Interior, Roberto Maroni, defendió la labor de los guardaespaldas.

" Las personas que rodean al jefe de gobierno son profesionales, no tenemos ningún reproche. No se puede hablar de una falla", afirmó el ministro.

Los guardaespaldas del jefe de gobierno dependen de los servicios secretos y no del ministerio del Interior, según precisó Maroni y " son dignos de elogio", dijo.

Berlusconi fue agredido con un objeto que le arrojó un desequilibrado desde pocos metros contra su rostro y le causó una pequeña fractura en la nariz, dos dientes rotos y heridas internas y externas en los labios.

El jefe de gobierno deberá permanecer al menos 36 horas en el hospital, donde ha recibido la visita de familiares y numerosos exponentes políticos.

El agresor, Massimo Tartaglia, de 42 años, fue inmediatamente inmovilizado por los agentes de la escolta de Berlusconi.

Según el diario Il Corriere della Sera, la escolta cercana del jefe de gobierno está compuesta por "unos 20 hombres, los cuales se despliegan por anillos hasta crear un escudo a su alrededor", escribió.

" La falla del sistema estuvo en el anillo más cercano, encargado de protegerlo de las agresiones directas. Además, algo no funcionó inclusive después de que fue herido", sostiene el diario.

El automóvil del jefe de gobierno no partió inmediatamente con él herido y Berlusconi decidió salir para tranquilizar a los simpatizantes.

" En caso de peligro la personalidad debe ser evacuada inmediatamente", subraya el diario, que precisa que del centenar de agentes que protegen a Berlusconi " con medios sofisticados", algunos trabajaban para él desde que era un simple empresario.

El hecho de que el sistema de protección no haya sido modificado después de asumir la jefatura de gobierno es motivo de una crítica más.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes