Ataques en Nigeria ensombrecen llamado navideño del Papa a la paz

CIUDAD DEL VATICANO (AP). El papa Benedicto XVI pidió el domingo en su mensaje de Navidad el fin del derramamiento de sangre en Siria y la reanudación del diálogo entre israelíes y palestinos, pero su exhortación de paz fue opacada por varios atentados fatales contra templos en Nigeria.

Benedicto XVI pronunció su mensaje "Urbi et Orbi" ("a la ciudad y el mundo") desde el balcón central de la Basílica de San Pedro ante miles de turistas y peregrinos reunidos en la plaza que da al frente. Cientos de guardias suizos de vistosos colores y bandas militares italianas llenaron el lugar bañado por el Sol.

El pontífice se refirió a los refugiados del Cuerno de Africa y a los damnificados de las inundaciones en Tailandia, entre otras víctimas, y se pronunció a favor de un mayor diálogo político en Mianmar, así como por la estabilidad en Irak, Afganistán y la región de los Grandes Lagos en Africa.

Benedicto XVI no mencionó los atentados explosivos que afectaron iglesias y dejaron numerosos muertos en Nigeria, pero el Vaticano condenó en un comunicado esos hechos y los describió como una señal de la "crueldad y el odio absurdo y ciego" sin respeto por la vida humana.

Horas antes, una explosión destruyó un templo católico durante una misa de Navidad cerca de la capital de Nigeria, Abuja, y un socorrista dijo que 25 personas perdieron la vida en ese hecho. Una segunda explosión ocurrió cerca de una iglesia en la ciudad de Jos, en el centro de Nigeria, y otras dos detonaciones tuvieron lugar en el estado de Yobe, en el noreste del país africano. La secta radical musulmana Boko Haram se adjudicó los atentados.

La oficina de prensa del Vaticano dijo que el Papa preparó su mensaje antes de los atentados en Nigeria.

En Cisjordania, cientos de creyentes cristianos, que desafiaron la lluvia y el viento, celebraron la misa de Navidad en el lugar donde según la tradición nació Jesús en Belén. Los feligreses exhibían gran ánimo a pesar del mal tiempo.

Debido a que la afluencia de visitantes es la más alta en más de una década, las autoridades palestinas dijeron que oraban por que esta celebración las acerque a su sueño de lograr la independencia.

Belén, igual que el resto de Cisjordania, atraviesa una coyuntura difícil tras el estallido a finales del 2000 de la sublevación palestina contra la ocupación israelí.

En Cuba, los feligreses festejaron la Navidad con la esperanza de ver en pocos meses la llegada de Benedicto XVI a la isla, 14 años después de la histórica visita de su predecesor Juan Pablo II.

El arribo de Benedicto XVI se prevé para antes de las Pascuas (primera semana de abril) y coincide con el 400 aniversarios del hallazgo de la imagen de la Virgen de la Caridad, la patrona de Cuba.

Las relaciones entre los católicos y las autoridades transitaron desde la ruptura a comienzo de los 60, cuando la revolución expulsó a sacerdotes y hubo presiones sobre los religiosos, hasta que llegó una normalización _aunque con algunas limitaciones_ prácticamente inaugurada con la gira de Juan Pablo II.

El viernes por la noche, el presidente Raúl Castro anunció el indulto a más de 2.900 presos, la mayoría comunes, como un gesto humanitario y, entre otros aspectos, en saludo a la gira del pontífice y por el aniversario de la Virgen de la Caridad.

En Gran Bretaña, la reina Isabel II exaltó el domingo la importancia de la familia en su mensaje de Navidad mientras que su esposo, el príncipe Felipe, recibió en el hospital la visita de los nietos de ambos mientras se recupera de la intervención coronaria a la que fue sometido.

Debido a que los médicos le colocaron una endoprótesis coronaria, el duque de Edimburgo, de 90 años, se perdió las actividades navideñas tradicionales de la familia real, como abrir los regalos juntos, ir por la mañana a misa y ver el discurso televisivo de la reina.

El esposo de la reina fue hospitalizado el viernes después de que se quejó de dolores en el pecho, problema que los médicos atribuyeron a la obstrucción de una arteria coronaria.

El príncipe Guillermo y su hermano, el príncipe Enrique, llegaron en coches separados al Hospital Papworth desde Sandringham, la hacienda extensa de la reina en la que se reúne la familia real para celebrar la Navidad.

Las hijas del príncipe Andrés, Beatriz y Eugenia, también acudieron al hospital, junto con los hijos de la princesa Ana, Zara y Pedro.

Y en Estados Unidos, un grupo de ciberpiratas dijo el domingo que se robaron 200 gigabytes de mensajes electrónicos y datos de tarjetas de crédito del instituto de estudios de seguridad estadounidense Stratfor, y prometió una semana de ataques similares contra una larga lista de blancos.

Miembros del grupo llamado "Anonymous" (anónimo) colocaron un enlace en Twitter con lo que dijeron era la lista secreta de clientes de Stratfor, que incluyendo al ejército y la Fuerza Aérea de Estados Unidos, así como las instituciones financieras Goldman Sachs y MF Global.

Stratfor dijo en un mensaje electrónico que había suspendido sus servidores y correo electrónico tras detectar que el portal había sido atacado.

"Tenemos razones para pensar que los nombres de nuestros suscriptores empresariales han sido colocados en otros portales", dijo el mensaje, enviado a The Associated Press. "Estamos investigando la magnitud del robo de información de nuestros suscriptores".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes