Atentado en Manchester cambia tono de la campaña política

Hasta hace una semana, la mayoría coincidía en dos cosas respecto de las elecciones generales en Gran Bretaña: que era la campaña más aburrida de la que se tuviera memoria y que el resultado iba a ser una conclusión previsible a favor de la primera ministra Theresa May.

Entonces un atentado dejó 22 muertos en un concierto en Manchester e hizo que las campañas se frenaran abruptamente. Tres días después, cuando se reanudaron los debates, anuncios y discursos, estos fueron entregados a una nación sacudida y en un escenario político transformado.

La seguridad es ahora el tema dominante en una contienda que se supone iba a ser sobre la salida británica de la Unión Europea mientras los principales partidos pelean por mostrar cuál puede mantener más seguro a Gran Bretaña.

La historia sugiere que la tragedia podría impulsar más a May. Los ataques violentos por lo general incrementan sentimiento nacionalista y el apoyo para el gobierno y las instituciones estatales, de acuerdo con Rob Ford, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Manchester.

Aunque la campaña se suspendió, May siguió bastante visible en su papel como jefa de Estado, pronunciando discursos televisados que fueron elogiados por su seriedad y firmeza.

Sin embargo, la pausa también parece haber solidificado las preocupaciones por la opaca campaña que llevaba May antes del atentado en la Manchester Arena. Los sondeos que daban a los conservadores de la primera ministra una ventaja de 20% frente al Partido Laborista, de tendencia izquierdista, han reducido las cifras.

El diario Guardian señaló que la confianza de los conservadores ha sido “reemplazada por la sensación palpable de tambaleo”.

May es una primera ministra que no fue electa por voto directo y tampoco ha estado a prueba relativamente. El Partido Conservador la eligió en reemplazo de David Cameron después de que este renunció inesperadamente luego de que los británicos aprobaran el Brexit en un referendo en junio para sacar al país de la UE. May convocó a elecciones anticipadas para el 8 de junio con la idea de aumentar su mayoría parlamentaria y fortalecer su posición frente a las negociaciones del Brexit.

Los laboristas, por su parte, han superado las expectativas. Sus propuestas para destinar más dinero en educación y salud han resonado con muchos votantes. Su líder, Jeremy Corbyn _como May, a menudo un político poco inspirador_ ha mantenido su terreno y evitado errores.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7