Atentado suicida dejó 9 muertos y una centena de heridos en Siria

DAMASCO ( AFP) Un atentado suicida mató a nueve personas e hirió a otras 100 en Deir Ezzor, una ciudad del este de Siria afectada por primera vez por este tipo de ataques desde el inicio de la revuelta popular contra el gobierno de Bashar al Asad.

En otros puntos del país, la represión del régimen y los combates entre soldados e insurgentes dejaron 24 muertos: 12 civiles, cuatro desertores y ocho militares.

Horas después del atentado con coche bomba, el presidente estadounidense, Barack Obama, dijo que el G8 estima "preferibles" una "solución pacífica y una transición política en Siria", y manifestó la "profunda inquietud" del grupo de las ocho economías más avanzadas ante la violencia.

Rusia, que de momento bloqueó toda condena ante la ONU del régimen sirio, su aliado, siguió rechazando cualquier forma de injerencia en el país árabe.

Según el consejero del Kremlin Mijail Margelov, "no puede haber un cambio de régimen por la fuerza". "Los sirios deben poder solucionar sus asuntos por sí solos", declaró.

De acuerdo con informaciones de la televisión oficial siria, un "suicida terrorista" hizo estallar un automóvil cargado con una tonelada de explosivos. Las autoridades dijeron al mismo canal de televisión que un grupo de observadores de la ONU realizó una inspección en el lugar.

"Inmuebles residenciales e instalaciones públicas y privadas en el lugar del atentado terrorista sufrieron importantes daños", en el barrio de Masaken Ghazi Ayyash, informó la televisión, que mostró imágenes de edificios semidestruidos, vehículos calcinados, un enorme cráter y manchas de sangre sobre la calle.

La entidad opositora Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) afirmó que el atentado ocurrió en una calle donde están instalados un órgano de inteligencia militar y aérea, así como un hospital militar.

Casi inmediatamente, la oposición siria imputó al gobierno "la entera responsabilidad" por este ataque así como por "todos los otros atentados criminales" que han sacudido a Siria recientemente.

El Consejo Nacional Sirio (CNS, la principal coalición de la oposición) estimó que estos ataques eran una tentativa del régimen de "vengarse" después de fracasar en sus esfuerzos por impedir que los sirios se manifiesten de forma multitudinaria, como ocurrió el viernes.

Diversos atentados ya sacudieron a Damasco y Alepo (la segunda mayor ciudad del país) en los últimos meses. El 10 de mayo, un doble atentado había provocado la muerte de 55 personas en la capital, Damasco.

La mayoría de esos ataques fue reivindicado por grupos prácticamente desconocidos, como el Frente Al Nusra.

Por otro lado, un sirio murió por disparos cuando intentaba cruzar la frontera libanesa para volver a su país de origen, indicaron este sábado fuentes sanitarias y de seguridad.

Los enfrentamientos continúan en Siria a pesar de la presencia de unos 260 observadores de la ONU encargados de verificar el cumplimiento de la tregua instaurada el 12 de abril como parte de un plan de paz elaborado por el emisario internacional Kofi Annan.

El propio Annan debería llegar "pronto" a Siria, de acuerdo con su portavoz. Tres responsables de la ONU estaban este sábado en Damasco.

Ante las divisiones de la comunidad internacional, la Unión Europea y Estados Unidos impusieron unilateralmente sanciones contra el régimen sirio. Las autoridades de Damasco calificaron esas sanciones de "terrorismo económico" en un informe enviado a la ONU.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes