Atribuyen explosión en Pemex a gas metano de origen biológico

México, ( EFE). La fiscalía general de México afirmó hoy que la explosión registrada en el complejo de oficinas de Petróleos Mexicanos (Pemex) en enero pasado fue originada por gas metano de origen biológico y vapores de solventes, según el peritaje realizado en el lugar.

Entre los factores que provocaron el estadillo en el sótano del edificio B2, que causó 37 muertes, la fiscalía señaló la presencia de metano acumulado a lo largo del tiempo y vapores de materiales solventes que eran utilizados para el mantenimiento de los pilotes.

Ambos factores generaron "un elemento de ignición causando el estallido", señaló en un comunicado la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía).

Los peritos de la PGR "encontraron en el sótano del inmueble elementos de origen eléctrico para la ignición: una extensión de cable de luz, una lámpara y una clavija", precisó.

Según el peritaje, la explosión "fue de tipo difuso" y comenzó "con una chispa de origen eléctrico o mecánico, generando un flamazo de forma instantánea que consume en su totalidad la mezcla explosiva (de vapores y gas metano) presente en la zona de pilotes" del edificio.

Ello provocó un aumento de la temperatura y la presión, lo que causó "quemaduras en los tres empleados" que se encontraban en la zona de pilotes el 31 de enero pasado, para después "fracturar, romper y proyectar la losa de cimentación".

La onda expansiva rompió y proyectó la losa "con efecto de abombamiento en los diferentes niveles del área del siniestro", lo que aumentó el saldo de víctimas mortales, añadió el comunicado.

La PGR destacó que la petrolera mexicana ya instaló "sistemas de ventilación en el inmueble a fin de evitar la acumulación del gas" y que se repita una tragedia como la de enero, que dejó 37 fallecidos y más de un centenar de heridos.

El análisis geológico reveló que varias capas de sedimento estaban impregnadas de hidrocarburos procedentes ya sea de fugas de los depósitos de una compañía petrolera que se ubicó en ese terreno hace décadas, o del depósito de hidrocarburos del servicio público de Ciudad de México, que también se localizó en esa ubicación.

Además, se comprobó la presencia de materia orgánica en el subsuelo que contiene microorganismos productores de metano, los cuales se desarrollaron en condiciones óptimas por la presencia de hidrocarburos, que detonaron su reproducción en un lugar sin ventilación.

El gas metano se filtró y acumuló a través de los pilotes que llegan a la zona de cimentación y por el sistema de drenaje del edificio, y al combinarse con los vapores de los solventes utilizados para el mantenimiento "produjeron una mezcla explosiva".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7