Aumenta a 65 cifra fatal en ataque a procesión en Pakistán

QUETTA, Pakistán (AP). La cifra de muertos por un ataque suicida a una procesión musulmana chiíta se incrementó anoche de 43 a 65 al fallecer en hospitales heridos con heridas graves, dijo la policía.

El oficial de policía Mohammed Sultan señaló el sábado que aproximadamente 150 personas resultaron heridas y algunas permanecen en estado crítico después del ataque en Quetta, en el suroeste del país, que se atribuyó el Talibán paquistaní. Un triple ataque suicida la noche del miércoles mató 35 personas en una ceremonia chiíta en Lahore, ciudad en el este de la nación.

"Nuestra guerra es contra las fuerzas de seguridad estadounidenses y paquistaníes, pero los chiítas también son nuestro objetivo porque ellos, también, son nuestros enemigos", dijo a la AP el comandante talibán paquistaní Qari Hussain Mehsud.

Líderes chiítas culparon al gobierno de no protegerlos e hicieron un llamado a una huelga general en Quetta, donde todas cerraron por un día de luto. Los chiítas representan aproximadamente 20% de la población en un país mayoritariamente sunita, aunque las cifras son imprecisas y debatibles.

La violencia sectaria de larga duración en Pakistán, particularmente contra los chiítas, se ha exacerbado por el ascenso del extremismo sunita de los movimientos del Talibán y de al-Qaida.

El ministro del Interior Rehman Malik señaló que el Talibán, al-Qaida y el proscrito grupo rebelde Lashkar-e-Jhangvi estaban trabajando juntos para desestabilizar a Pakistán.

"Son infieles", dijo a reporteros en Islamabad.

El débil gobierno civil de Pakistán está batallando para enfrentar tanto las inundaciones masivas como la incesante violencia de rebeldes que busca derrocar al gobierno que es apoyado por Occidente.

El secretario de Prensa de la Casa Blanca Robert Gibbs dijo que el momento de los ataques más recientes _durante el mes sagrado musulmán del Ramadán y mientras Pakistán se recupera de las inundaciones_ los hace "aún más censurables".

Las inundaciones comenzaron con lluvias inusualmente fuertes en las montañas del norte del país y mataron más de 1,600 personas. Millones han sido expulsadas de sus viviendas y las aguas aún están empantanando ricas tierras de cultivo en las provincias de Sindh y Punjab, en el sur del país.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes