Aumentan los combatientes extranjeros en Irak, dicen autoridades

BAGDAD (AP). Combatientes extranjeros han regresado de manera sigilosa en grandes números a Irak, donde podrían ser los responsables de algunos de los ataques más devastadores ocurridos este año, dijeron el domingo autoridades de los servicios de espionaje.

Esta afluencia de insurgentes foráneos supone la reactivación de una amenaza que las fuerzas militares de Estados Unidos creían totalmente erradicada del país.

Es imposible verificar el número real de rebeldes del exterior que ingresa en territorio iraquí, aunque un funcionario de inteligencia del Medio Oriente dijo que unos 250 ingresaron sólo en octubre.

Las autoridades estadounidenses afirman que la cantidad es mucho menor, aunque reconocen que aumentó desde agosto.

Al mismo tiempo, las autoridades iraquíes afirman que ha incrementado la asistencia financiera al grupo de al-Qaida en Irak en momentos en que las fuerzas militares estadounidenses preparan su salida del país para finales de 2011.

Según las fuentes, diversos estados árabes han expresado preocupación por el aumento de la influencia del gobierno que encabezan los chiíes en Irán sobre Irak y el gobierno de este último al que dominan los chiíes.

El domingo, el oficial de seguridad, general de división Qassim al-Moussawi, dijo que las fuerzas iraquíes pretenden la captura de seis rebeldes extranjeros que figuran entre los terroristas más buscados de Irak.

Los seis están implicados en el sitio del 31 de octubre contra una iglesia cristiana en un suceso que dejó 68 personas muertas y suscitó la ira internacional, afirmó al-Moussawi.

También se sospecha de su implicación en dos ataques lanzados en el segundo trimestre contra el cuartel general del ejército iraquí que dejó 73 muertos en el centro de Bagdad.

"Todos los que perpetraron estos ataques son árabes (no iraquíes)", dijo al-Moussawi. "Esto indica el fracaso de la jefatura de al-Qaida para reclutar iraquíes a fin de convertirlos en atacantes suicidas".

Al-Moussawi dijo que cinco de los seis sospechosos se ocultan en dos provincias las que dominan musulmanes suníes y que son fronterizas con Siria, en tanto que el otro huyó a ese país.

Las autoridades de Estados Unidos restaron importancia a la amenaza que representa la llegada de los rebeldes extranjeros.

El coronel del ejército Barry Johnson, portavoz de las fuerzas estadounidenses en Irak, dijo que éstas han advertido un ligero incremento desde agosto en el número de rebeldes extranjeros, pero se abstuvo de precisar una cifra.

El número es mucho menor al de insurgentes que llegaron con celeridad en 2005 y 2007 procedentes de los estados árabes, agregó.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes