Australia: buscan a más pirómanos por incendios

YEA (AFP). La policía investigaba hoy miércoles nuevos casos de incendios provocados y pillajes en el sureste de Australia, donde los supervivientes del fuego exigen que se les permita el acceso a las localidades devastadas por las llamas, que siguen arrasando grandes áreas.

Según el jefe de gobierno del Estado de Victoria, John Brumby, no cabe duda de que varios fuegos fueron encendidos a propósito en la noche del martes en esta región, donde al menos 181 personas -probablemente más de 200- murieron en incendios durante el fin de semana.

"Creo que ninguno de nosotros tenemos palabras para describir los incendios provocados", afirmó.

La comisaria de la policía estatal Christine Nixon aseguró que las autoridades siguen la pista a un presunto pirómano que provocó un incendio en el este de Victoria en el que murieron 20 personas.

Un hombre de 31 años y un adolescente de 15, sospechosos de haber iniciado voluntariamante dos fuegos por separado, fueron detenidos el lunes y encausados.

Por su parte, los bomberos expresaron su preocupación por la presencia de ladrones que saquean las propiedades abandonadas en la zona del desastre.

"Hemos recibido informaciones sobre pillajes y algunos bomberos y ciudadanos aseguran haber visto a personas sospechosas en sus vecindarios", afirmó Nixon.

Miles de bomberos, en su mayoría voluntarios, seguían luchando el miércoles para salvar a las localidades amenazadas por los 23 incendios que continúan ardiendo.

Algunos habitantes desconcertados empezaban a poder cruzar los cordones policiales para ver con sus propios ojos lo que queda de ciudades como Kinglake y Flowerdale, sumidas en el infierno del fin de semana.

"Mi casa sigue en pie, no me lo puedo creer", afirma Alison McDonald, que fue evacuada de Flowerdale cuando las llamas llegaron a la ciudad el sábado.

Pero también se oía la ira de los habitantes de otras localidades a los que se impide el acceso.

Brumby dijo comprender el deseo de la población por regresar a sus ciudades pero advirtió que las escenas de horror en lugares como Marysville eran demasiado desagradables para ser presenciadas.

"Pueden imaginar si la gente regresa a la zona y regresa a sus casas y todavía quedan muertos, el trauma y el impacto podrían ser devastadores", declaró a la televisión.

Las autoridades creen que unos 100 de los 500 habitantes de Marysville, localidad devorada por las llamas durante el fin de semana, habrían muerto. La policía está pasando casa por casa.

Según el primer ministro australiano, Kevin Rudd, además de los 181 muertos confirmados, el fuego causó 500 heridos, destruyó más del mil hogares y arrasó 450,000 hectáreas. Más de 5,000 personas fueron evacuadas.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes