Australia desestima demanda contra Suu Kyi por crímenes contra la humanidad

La oficina del fiscal general de Australia desestimó hoy una demanda de crímenes contra la humanidad presentada contra la líder de facto del Gobierno birmano, la nobel de la paz Aung San Suu Kyi, por la situación de la minoría rohinyá en Birmania (Myanmar).

Un portavoz del fiscal general explicó a la agencia australiana AAP que la demanda no procede porque "Suu Kyi tiene inmunidad completa, incluso no puede ser notificada con documentos judiciales".

El funcionario recordó que la ley internacional protege contra pleitos a los jefes de Estado y de Gobierno, así como a los ministros de Asuntos Exteriores.

Suu Kyi también desempeña las funciones de ministra de Exteriores de Birmania.

Un grupo de abogados australianos especializados en derecho internacional y derechos humanos presentó ayer ante la justicia australiana la demanda, y necesitaba para tramitarse la aprobación del fiscal general de Australia, cargo que desempeña Christian Porter.

El recurso argumentaba que Suu Kyi no usó su posición de autoridad y poder para prevenir que las fuerzas de seguridad birmanas deportasen y expulsasen a los rohinyás fuera de sus casas en el estado Rakáin (antes Arakan), situado en el oeste de Birmania.

La ONU ha denunciado sus "fuertes sospechas" de que los militares birmanos han cometido "actos de genocidio" y de "limpieza étnica" contra los rohinyás desde octubre de 2016.

El requerimiento se presentó aprovechando la cumbre especial ASEAN-Australia que se celebra este fin de semana en Sídney.

La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) está formada por Birmania, Brunei, Camboya, Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam.

En el marco de esta cumbre, centenares de personas han protestado en Sídney contra los abusos de los derechos humanos en los países de la ASEAN y en especial por la situación de los rohinyás y la persecución de la oposición en Camboya.

El primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, tiene previsto reunirse con Suu Kyi el lunes y, entre otros temas, abordará la crisis rohinyá.

Los rohinyás son una minoría que habita en todo Birmania, pero mayoritariamente en Rakáin, y a la que las autoridades birmanas no reconocen como una de las etnias nacionales y les tratan como inmigrantes bengalíes.

Dos ataques de rebeldes rohinyás en Rakaín, el 9 de octubre de 2016 y el 25 de agosto de 2017, desencadenaron sendas operaciones militares contra los agresores y olas de violencia que llevaron a miles de rohinyás a buscar refugio en la vecina Bangladesh.

Desde el 25 de agosto, unos 688.000 rohinyás han huido a Bangladesh, donde ya había entre 300.000 y 500.000 refugiados de esta minoría.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7