Australia teme que muertos por incendios rebasen los 200

HEALESVILLE, Australia (AP). Una autoridad dijo el lunes que el número de muertos por los peores incendios forestales en la historia de Australia podría haber superado ya los 200, aunque la cifra oficial se mantiene en 181.

El martes por la tarde, el gobernador del estado de Victoria, John Brumby, dijo que la oficina del médico forense había identificado otros 50 cuerpos que no habían sido incorporados al saldo oficial de muertos.

"Esto va a ser un número significativo, excederá las 200 muertes", aseguró Brumby.

Las autoridades defendían sus medidas durante los incendios, que avanzaron de forma desenfrenada por el sureste de Australia desde el fin de semana, alegando que en condiciones climáticas tan extremas era casi imposible evitar la catástrofe.

No obstante, admitieron que será necesario revisar todas las políticas de prevención vigentes para impedir que se repita un desastre similar. Dijeron hoy martes que revaluarán sus políticas que le permiten a los residentes decidir por ellos mismos si deben evacuar sus casas, en lugar de ser forzados por las autoridades.

Grupos de agentes que inspeccionaron las ciudades arrasadas por las llamas hallaron cuerpos carbonizados en las orillas de los caminos y automóviles chocados: señales horrendas de los intentos vanos por huir de los fuertes incendios forestales alimentados por vientos de 100 kph (60 mph), el calor sin precedentes y la sequía.

Los incendios cerca de Melbourne, la segunda ciudad más grande de Australia, con unos 4 millones de habitantes, destruyeron más de 750 casas, dejaron más de 5,000 damnificados y quemaron 2,850 kilómetros cuadrados (1,100 millas cuadradas) de tierras, dijo el Servicio de Bomberos de Victoria.

Brumby dijo que el gobierno debe contemplar la creación de un sistema nacional de emergencia que advierta sobre incendios forestales.

Los sobrevivientes estaban divididos sobre el tema.

Brooke Coleman, de 29 años, dijo que ella y su hija de 18 meses abandonaron su hogar mientras que su marido, uno de los pocos sobrevivientes en Kinglake, se quedó a intentar proteger su casa.

"No tendríamos una casa si mi marido no se hubiera quedado allí", agregó Coleman, cuyo esposo ha vivido en la ciudad toda su vida, donde ya había experimentado amenazas de incendio forestal.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes