Avión de Qantas que iba a Argentina tuvo fallo eléctrico

SIDNEY (AP). Un fallo eléctrico envió humo a la cabina del piloto de un Boeing Qantas 747 que se dirigía a Buenos Aires y forzó a los pilotos a dar media vuelta el lunes, en otro problemático episodio para la aerolínea desde que la explosión del motor de un superjumbo provocó el estado de alerta global.

El último incidente no estaba relacionado con el drama del superjumbo, pero representa la tercera vez que aviones Qantas han abortado vuelos debido a problemas desde la explosión del 4 de noviembre en el Airbus A380, que aumentó la preocupación sobre el avión de pasajeros más grande del mundo.

El incidente del Airbus provocó que la atención se enfocase más en Qantas, una empresa que presume de su historial de seguridad. Qantas indicó que los tres fallos desde el 4 de noviembre fueron mucho menos serios que los problemas con el A380 y que el regreso de los aviones fue debido a medidas de precaución.

La aerolínea dijo que el Boeing 747, con 221 pasajeros a bordo, y la tripulación, ya llevaba una hora de vuelo, desde Sidney a Buenos Aires, cuando el humo empezó a salir de un panel en la cabina. Los pilotos se pusieron máscaras de oxígeno y dieron media vuelta, lanzando combustible sobre el Océano Pacífico antes de realizar un "aterrizaje de prioridad" en Sidney.

"Esto es absolutamente acorde con los procedimientos para asegurar que puedan llegar de forma segura, que es lo hicieron", dijo Olivia Wirth, una portavoz de Qantas.

Los pasajeros dijeron que el piloto les informó de que había un problema con un panel de mecanismos en la cabina y que el avión tenía que regresar a Sidney.

"No podíamos oler o escuchar nada", dijo la pasajera Samantha Gash al canal televisivo Nine Network. "Todo lo que notamos, porque estábamos al lado del ala, fue cuando se dejó caer el combustible. Todo el mundo estaba calmado y callado. Fue probablemente cuando aterrizamos en Sidney y la gente vio cuatro o cinco camiones de bomberos detrás, que todo el mundo empezó a ponerse nervioso".

Qantas dijo que los pasajeros serían colocados en otros vuelos y que no se esperaba que reparar el avión tardaría mucho.

El viernes, un Qantas Boeing 767, regresó a su punto de origen en un vuelo doméstico en Australia después de que los pilotos detectaran vibraciones anormales en uno de sus dos motores General Electric. Una semana antes, un Boeing Qantas 747 que se dirigía a Sidney aterrizó de forma segura en Singapur después de que un motor se incendiara minutos después del despegue.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes