BP elabora nuevo plan para sellar el pozo averiado

NUEVA ORLEANS ( AFP). El primer ministro británico, David Cameron, buscó apaciguar este martes a Estados Unidos por el derrame causado en el Golfo de México por la petrolera BP, que elabora un plan para anular definitivamente el pozo dañado y evitar nuevas filtraciones de crudo.

La peor catástrofe ambiental de la historia de Estados Unidos, que no ha encontrado aún solución definitiva en tres meses, fue abordada por el presidente Barack Obama y Cameron, que se reunieron en la Casa Blanca.

Cameron dijo comprender el fastidio de Washington contra BP, aunque indicó era del interés de ambos países que la firma británica mantuviera su fortaleza.

" El derrame en el Golfo de México es una catástrofe, para el medioambiente, para la industria pesquera, para el turismo. He sido absolutamente claro sobre eso (...) Y como el presidente Obama, también he sido claro que le corresponde a BP sellar la fuga, limpiar la suciedad y pagar la compensación adecuada", señaló.

No obstante, agregó que " BP es una compañía importante para las economías británica y estadounidense, miles de trabajos de ambos lados del Atlántico dependen de ella. Por eso es del interés de nuestros dos países que coincidamos en que siga siendo una empresa fuerte y estable en el futuro".

El futuro de BP, que ya ha gastado casi 4,000 millones de dólares en su lucha contra el derrame, es un tema sensible en la medida en que está involucrada en numerosos fondos de pensión británicos.

La empresa señaló este martes que planeaba vender activos en Pakistán para ayudar a cubrir los costos causados por el derrame, como parte de una venta de 10,000 millones de dólares anunciada el mes pasado.

El grupo estadounidense Apache anunció por su parte este martes que acordó comprarle a BP activos por 7,000 millones de dólares en Estados Unidos, Canadá y Egipto.

" El presidente (Obama) pretende sin duda que BP cumpla sus obligaciones financieras, pagando los daños y perjuicios generados por el desastre", dijo el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, previo a la reunión con Cameron.

El gobierno de Estados Unidos autorizó a mantener cerrado el pozo de petróleo averiado mientras los ingenieros elaboran un nuevo plan para tapar el pozo mediante una masiva inyección de cemento y barro.

BP explicó que el nuevo plan consistía en vertir barro pesado en el sistema de válvula antiexplosión ubicado sobre del pozo y luego inyectar cemento en la boca del mismo para sellarlo.

" Todavía estamos en la fase de elaboración y preparación", dijo el vicepresidente de BP Kent Wells: " Tenemos unos equipos muy experimentados que van a trabajar sobre esto en los dos próximos días", agregó.

Este plan se parece al que BP aplicó en vano a fines de mayo, unas semanas después de la explosión de su plataforma Deepwater Horizon, cerca de las costas de Luisiana, pero con la diferencia de que esta vez, estando el flujo de petróleo detenido, las autoridades están confiadas en un posible éxito.

El almirante de la Guardia Costera Thad Allen, supervisor de la respuesta oficial estadounidense a la marea negra, afirmó que el plan todavía estaba en sus primeras etapas, e insistió en que dos pozos de derivación que están en construcción cerca del principal pozo averiado serían la solución definitiva.

El secretario de Energía estadounidense, Steven Chu, dijo en una cumbre de las principales economías del mundo sobre energías limpias que el gobierno aún no había sido informado sobre el plan de PB y que aún no había tomado una posición.

La agencia calificadora Moody's destacó el martes que la maerea negra podría provocar la pérdida de más de 100,000 empleos en la región del Golfo de México.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes